El reto: conectar la promoción de tecnologías propias con requerimientos de la industria y sociedad


Coloquio sobre innovación y apropiación social de tecnologías


Vinculación

La estrategia de promover tecnologías propias de los centros de investigación y universidades, o el conocimiento que generan los propios investigadores para resolver problemáticas específicas, no puede ser dominante en un ecosistema de transferencia tecnológica. Tiene que ser complementaria con entender lo que la sociedad requiere en aplicaciones tecnológicas, con conocer cuáles son sus necesidades.

Esto es, tiene que haber un equilibrio entre las estrategias de market pull y technology push; entre promover una oferta tecnológica a partir de las capacidades, infraestructura y experiencia de un centro de investigación, y en conocer cuáles son las áreas de desarrollo que requieren el apoyo de terceros, y no solo hoy, sino también las necesidades que se van a requerir en los próximos años.

Esto lo destacó el Dr. Víctor Gabriel Sánchez Trejo, presidente del consejo directivo de la Red de Oficinas de Transferencia de Tecnología en México (Red OTT), durante su participación en el primer Coloquio Nacional sobre Innovación y Apropiación Social de las Tecnologías en México, celebrado de manera virtual del 29 de noviembre al 1 de diciembre pasado.

El coloquio fue organizado por el Grupo de Vinculación, Gestión Tecnológica e Impulso a la Innovación, en el que participan nueve centros públicos de investigación del CONACYT, incluido el CICESE.

Para dar un contexto y la bienvenida al coloquio, la Dra. Alma Beatriz Grajeda Jiménez, coordinadora general de Vinculación e Innovación de ECOSUR (centro anfitrión), señaló que este grupo de trabajo tiene como misión liderar iniciativas de desarrollo multidisciplinario e institucionales en los ámbitos social, empresarial y gubernamental, para fomentar la innovación sustentable en los sectores agroalimentarios, salud y medio ambiente

“Busca el desarrollo de programas enfocados a la especialización de los recursos humanos en temas de vinculación, transferencia de tecnología e impulso a la innovación, y homologar procesos y modelos de transferencia de tecnología y vinculación social basados en las mejores prácticas, así como identificar proyectos y desarrollos tecnológicos con potencial de alto impacto y no duplicar esfuerzos”.

Entre lo más relevante para el grupo, destacó la necesidad de establecer canales y actividades de comunicación efectiva entre las diversas oficinas de transferencia, coordinaciones y direcciones de vinculación e impulso a la innovación adscritas a los centros CONACYT, a través de reuniones periódicas, como este coloquio.

Al hablar de las perspectivas y tendencias de la transferencia de conocimiento en México, el Dr. Sánchez Trejo dijo que es necesario entender aspectos internos y externos para llegar a un diagnóstico de la realidad que vive nuestro país en este tema.

“El primero, el aspecto interno, está ligado con capacidad, con competencia ¿Qué tan madura es la transferencia tecnológica en México? Hay avances, hay regiones que llevan haciendo esto muchos años antes de que el concepto de oficina de transferencia tecnológica se plasmara en nuestro vocabulario. La vinculación, la gestión tecnológica, son conceptos que están presentes desde la fundación de los centros de investigación. Sin embargo, la realidad es que también hay una debilidad general en la consultoría, en la profesionalización, además de una necesaria actualización. Por eso el primer reto es generar programas que apoyen a los consultores y profesionistas de la transferencia tecnológica a generar su función, con mejores herramientas, con buenas prácticas, con experiencia, con discusiones, con espacios para aprender colectivamente.

El segundo aspecto es externo. ¿Cómo hacemos para que el actor que realiza transferencia tecnológica esté conectado con más actores, en diferentes sentidos? Que haya una presencia mayor de este agente, que es articulador, y que pueda trabajar con otros actores para alimentarse de información.

Ambos retos tienen que ver con la conectividad, uno en el ámbito interno y el otro en el externo. En el caso de la Red OTT, a partir de estos dos retos se generaron tres programas:

1. Mayor formación para las personas que están en la red a través de capacitación, webinars, talleres, congresos.

2. Organizar mejor las OTT en México. Para ello se establecieron varias actividades, como una encuesta de indicadores (programa de regionalización en redes) y manuales de buenas prácticas para que estas oficinas se consoliden, maduren y tengan mayor presencia en sus ecosistemas locales, regionales y con interacción con otras OTT.

3. Conectar el ecosistema y tener mayor presencia no solo con los actores tradicionales (universidades, centros de investigación, consejos estatales de ciencia y tecnología) sino con otros que son fundamentales como la Secretaría de Desarrollo Económico, asociaciones civiles, cámaras empresariales en distintos niveles. Esto para detectar la información, para promover tecnologías, para generar articulación entre estos sectores y resolver los complejos a través de las capacidades que los miembros tienen.

Esta conexión con el mayor número de actores busca también comprender las necesidades que la industria y la sociedad requerirá en los próximos años; esto es, dinamizar el market pull en el ecosistema.

“Para ello se ha venido trabajando en una serie de colaboraciones nacionales, internacionales, estatales y municipales. Tenemos colaboraciones con cámaras como CANACINTRA o COPARMEX; tenemos convenios con cámaras estatales, como la Cámara de la Industria Agroalimenticia en Jalisco, y tenemos también acuerdos de colaboración con organizaciones como el Consejo de Desarrollo de Tijuana (CDT), para trabajar temas que no son comunes en nuestros municipios”, señaló el Dr. Sánchez Trejo.

Como no se busca que el market pull se vuelva una estrategia dominante, se ha buscado ampliar el technology push. Por ello eso se estableció una colaboración estrecha con la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) para organizar eventos y generar procesos de contacto entre la sociedad y los generadores de conocimiento.

El coloquio contó con la participación de un grupo de expertos que ofrecieron en los tres días que duró, tres conferencias, tres conferencias magistrales y cinco talleres (uno ofrecido por el Dr. Alexei Licea Navarro, director de Impulso a la Innovación y el Desarrollo del CICESE). Se organizó también el panel de discusión “Apropiación social del conocimiento: la propiedad intelectual como motor y los CPI’s como conductores”, y una mesa de trabajo a manera de retroalimentación y conclusiones en donde participó personal de los nueve centros que conforman este grupo de vinculación: INECOL, CICY, ECOSUR, IPICYT, CIATEJ, CICESE, CIAD, CIBNOR y COMIMSA.

 

Palabras clave: Innovación, trasferencia tecnológica, OTT

anterior