Entregan a Mónica Tentori y Oscar Sosa reconocimiento como Ciudadanos Distinguidos 2019




Vinculación

 

Dos investigadores del CICESE, Mónica Tentori Espinosa y Oscar Sosa Nishizaki, fueron reconocidos como Ciudadanos Distinguidos 2019 en las categorías de Innovación y de Investigación, Ciencia y Tecnología, respectivamente, en una sesión de cabildo del XXII Ayuntamiento de Ensenada donde se entregaron distinciones a 12 residentes más de este puerto en igual número de categorías.

Todos los ganadores, dijo el alcalde de Ensenada, Marco Antonio Novelo Osuna, son ciudadanos que han hecho cosas importantes, pero hoy los estamos reconociendo por su trabajo y valía. “Les extiendo mi reconocimiento y felicitación, exhortándolos a continuar aportando a nuestro municipio sus conocimientos y sus experiencias que impulsen el desarrollo económico, social, cultural, deportivo, científico, académico y de la calidad de vida a la que todos aspiramos. Todo esto con honor”.

Los Ciudadanos Distinguidos 2019 en sus diferentes categorías son:

● Investigación, Ciencia y Tecnología: Oscar Sosa Nishizaki

● Innovación: Mónica Elizabeth Tentori Espinosa

● Economía: Martín Loperena Núñez

● Gobierno: Abelardo Rodríguez Lujan

● Labor Social: Alejandro Pabloff Bucaroff

● Humanismo: Julio Salinas López

● Cultura: Agustín Bareño Arce

● Deporte: Ana Fernanda Villela Collins

● Juventud: César Alberto Liera Grijalva

● Ecología: Juan Pablo Melchum Alba

● Periodismo: Ángel Domínguez Niebla

● Academia: José Abraham Andrés Gómez Gutiérrez

● Maestro en Vida: Luz María Insunza Calderón

● Maestro Post Mortem: Herlinda Sánchez Laurel Zúñiga

¿Quién es Mónica Tentori?

En los últimos 10 años, Mónica se ha dedicado a mejorar los tratamientos y procesos de diagnóstico de niños con autismo mediante el desarrollo de terapias empoderadas con tecnología innovadora.

Con el fin de transformar las terapias y los procesos de diagnóstico en autismo hacia soluciones más accesibles, disponibles a cualquier hora, en cualquier parte, y que puedan recolectar datos relevantes para el diagnóstico, Mónica Tentori ha propuesto 13 desarrollos tecnológicos resultado de la colaboración con un equipo interdisciplinario internacional con experiencia en interacción humano computadora, neurología, psicología, diseño y educación especial. Estos desarrollos tecnológicos potencialmente pueden llevar los últimos avances de la neurociencia, salud y computación a la puerta de los hogares y clínicas de niños con autismo.

Es la primera mujer latinoamericana y primer mexicano en obtener el prestigioso reconocimiento Microsoft Research Fellowship 2013 por su trabajo de investigación en innovación tecnológica.

Este premio es uno de los más prestigiosos a nivel mundial en ciencias de la computación. Lo otorga el laboratorio de investigación de Microsoft a investigadores jóvenes que tienen el potencial de convertirse en líderes de su área y cuyo mérito científico ha trascendido en su comunidad científica. Es fundadora del consorcio  internacional que explora retos binacionales entre México y Estados Unidos incluyendo instituciones como CICESE, UABC, ITSON, UCSD, UCLA, y UC Irvine. Es, por lo tanto, líder mundial en el área de interacción humano computadora en apoyo a retos asociados a la salud.

De manera general, los desarrollos tecnológicos que ha hecho involucran el uso de video juegos serios basados en movimiento y superficies interactivas para promover el desarrollo de la coordinación; tecnología de realidad aumentada para apoyar las interacciones sociales; juguetes inteligentes para apoyar el desarrollo cognitivo; hologramas interactivos e interfaces cerebrales para apoyar las terapias de bioretroalimentación, y múltiples aplicaciones en dispositivos móviles y pantallas ambientes para apoyar el trabajo dentro del salón de clases y las actividades de la vida de diaria de niños con autismo.

 

 

Estos desarrollos tecnológicos se han instalado en diferentes clínicas y escuelas a nivel regional, nacional e internacional.

El trabajo de Mónica Tentori ha impactado en la sociedad a corto y largo plazo. A corto plazo ha beneficiado a los niños con autismo y a los cuidadores especializados que se encuentran directamente participando en estos proyectos. Por ejemplo, únicamente para el uso de sus prototipos ha colaborado con varias clínicas de autismo localizadas en Ensenada y Tijuana con una población de alrededor de 100 niños y unos 20 cuidadores, y dos preescolares en Ensenada y Estados Unidos con una población de cerca de 100 niños y unas 30 maestras. El número de personas beneficiadas es aproximadamente de 250, incluyendo a clínicas y preescolares en México y el extranjero.

A largo plazo su trabajo puede ofrecer una alternativa tecnológica que facilite la impartición de nuevos tratamientos y procesos de diagnóstico utilizando tecnología innovadora. Las lecciones aprendidas del trabajo de Mónica Tentori pueden ser útiles para otras poblaciones con problemas similares a los que enfrentan los niños con autismo, incluyendo personas con problemas en el desarrollo de habilidades motoras, estimulación temprana de infantes, niños con problemas de déficit de atención o inclusive adultos mayores con deterioro cognitivo.

Los resultados de sus estudios pueden servir como una base para estudiar los beneficios clínicos de estas tecnologías por un periodo más largo de tiempo. Esta investigación puede extenderse en estudios longitudinales para medir a largo plazo la efectividad del uso de nuevos tratamientos emponderados con tecnología innovadora en donde los niños con autismo y sus cuidadores puedan ser monitoreados por años o inclusive décadas con el fin de personalizar sus tratamientos. El trabajo de Mónica representa uno de los primeros estudios en México que proporciona evidencia de la transformación de tratamientos y procesos de diagnóstico para autismo empoderados con tecnología innovadora. Esta transformación generará nuevas agendas de conocimiento para impulsar la investigación y la innovación tecnológica en computación, salud y neurociencias.

Mónica Elizabeth Tentori Espinosa es investigadora del Departamento de Ciencias de la Computación del CICESE. Estudió la licenciatura en Ciencias Computacionales en la UABC; recibió su maestría y doctorado en Ciencias de la Computación en el CICESE, y realizó su entrenamiento post-doctoral en la Universidad de California en Irvine, California.

¿Quién es Oscar Sosa?

La razón principal para hacerse acreedor a esta distinción es el bagaje científico que este investigador del Departamento de Oceanografía Biológica del CICESE está creando sobre la biología, pesquería y conservación del tiburón blanco y tiburón ballena en Áreas Naturales Protegidas aledañas al municipio de Ensenada.

Su primera aportación fue el estar a cargo del estudio “Establecimiento de la línea base para el monitoreo de la distribución y abundancia del tiburón blanco en el área marina de la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe” (RBIG) en 2011. Esta línea base fue fundamental para robustecer el monitoreo del tiburón blanco en la RBIG. En 2012 publicó en un capítulo de libro la primera estimación del tamaño de la población del tiburón blanco en esta reserva de la biósfera.

Posteriormente ha estado a cargo o participado como asesor científico del Programa de Monitoreo Biológico (PROMOBI) de tiburón blanco en la reserva de 2013 al 2015. En 2014 estimó la Capacidad de Carga Turística Física de las actividades de buceo en jaula para la observación del tiburón blanco. Actualmente Oscar Sosa se encuentra estimando la Capacidad de Carga Turística final que será la base científica para la modificación del Plan de Manejo de la reserva de Isla Guadalupe. En 2013 estuvo al frente del grupo de trabajo para crear el Plan de Acción para la Conservación de la Especie Tiburón Blanco.

Con el descubrimiento de restos de tiburones blanco recién nacidos y juveniles en Laguna Manuela, Baja California, y haciendo el seguimiento de sus capturas en la pesca artesanal de la zona, su grupo de trabajo logró identificar que la zona sur de la Bahía Sebastián Vizcaíno es un área de crianza de esta especie, la cual incluye las aguas de laguna Ojo de Liebre de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno. Al aplicar técnicas genéticas para analizar el ADN mitocondrial, lograron hacer una primera descripción de la estructura poblacional del tiburón blanco en el Pacífico nororiental. Estos conocimientos fueron fundamentales para la declaratoria de una veda permanente del tiburón blanco en 2014 por parte de la CONAPESCA-SAGARPA (publicada en el Diario Oficial el 27 de enero de 2014), robusteciendo así su conservación.

El tiburón ballena ha sido otra especie que Oscar Sosa y sus alumnos han estudiado. Sus investigaciones se han centrado en Bahía de los Ángeles, donde en conjunto con el grupo local de prestadores de servicios turísticos y monitoreo “Pejesapo”, bajo el liderazgo de Abraham Vázquez, han logrado describir diversos aspectos ecológicos y oceanográficos para la especie. Asimismo, en conjunto y a través de una tesista, estimaron una primera capacidad de carga turística que está en discusión para su aplicación e incorporación en el plan de manejo de la Reserva de la Biosfera Bahía de los Ángeles.

 

 

Posiblemente una de las mayores aportaciones que el Dr. Sosa ha tenido en la conservación y manejo en áreas naturales ha sido su participación en los Consejos Asesores de la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe y del conjunto de reservas del área de Bahía de los Ángeles (Área de Protección de Flora y Fauna Islas del Golfo de California-Baja California; Reserva de la Biosfera Bahía de los Ángeles, Canales de Ballena y Salsipuedes, y Parque Nacional Zona Marina Archipiélago de San Lorenzo) en representación del CICESE como institución académica. Desde 2013 es el presidente del Consejo Asesor de las reservas asociadas a Bahía de los Ángeles. Sus conocimientos han quedado plasmados en los planes de manejo que ambos consejos han estructurado y en la constante resolución de problemas para el manejo de todas estas áreas durante las reuniones de los consejos.

Debido al apoyo que Oscar Sosa ha dado a la CONABIO como autoridad CITES (Convención Internacional sobre el Comercio de Especies Amenazadas de Fauna y Flora) en México, fue invitado a ser coautor del Plan de Acción de América del Norte para un comercio sustentable de especies de tiburón escrito para la Comisión para la Cooperación Ambiental. Este plan de acción aporta una serie de medidas y aproximaciones para robustecer el buen desempeño del comercio de productos de tiburón y cumplimiento de los requisitos de la CITES por parte de Canadá, Estados Unidos y México.

En diciembre de 2017, “por su trabajo y trayectoria de investigación enfocados a la generación de conocimiento y a la protección de distintas especies de tiburones en áreas naturales protegidas”, la CONANP le entregó un reconocimiento especial en el marco de la celebración “100 años conservando el patrimonio natural de México, a través de las Áreas Naturales Protegidas”.

En agosto de 2018 recibió Mención Honorífica en el “XXVI Premio al Mérito Ecológico 2018”. Este premio es el reconocimiento más importante en su categoría a nivel nacional, y es otorgado por el Gobierno de la República a través del Centro de Educación y Capacitación para el Desarrollo Sustentable (Cecadesu) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT).

Asimismo, la comunidad científica le reconoce su trabajo a través de la membresía al Sistema Nacional de Investigación, en donde tiene nivel dos.

De su trayectoria académica, el doctor Oscar Sosa ha señalado: “Yo disfruto muchísimo mi trabajo: hacer investigación, dar clases, y sobre todo apoyar a la gente para que desarrolle la profesión. Para mí el aspecto humano es muy importante. Toda mi investigación gira alrededor de la formación de recursos humanos, y esto me ha permitido tener muy buena relación con los estudiantes”.

Además, considera: “La decisión de hacer investigación se debe a dos cosas: yo creo que nuestro país está muy rezagado en cuestiones de investigación y de formación de recursos humanos de alta calidad. Lo que a mí me ha mantenido dentro del mundo de la ciencia es por supuesto la fascinación y las ganas de seguir investigando, pero hay una parte importante que es la explotación y el beneficio social que tiene esta actividad. El poder entender desde la parte biológica cómo se deben explotar los recursos naturales y tener parámetros para decidir si debemos continuar o parar es muy importante. Una aportación a la sociedad”.

Palabras clave: Mónica Tentori, Oscar Sosa, Ciudadanos Distinguidos, premios

anterior