Seguir en movimiento: Misael Rosales Leija




Semblanzas

El 2 de marzo de 2020 el Dr. Misael Rosales llegó a vivir a Ensenada. ¿El motivo? Su reciente contratación como investigador en el Departamento de Acuicultura del CICESE. A los pocos días de su arribo al puerto, la Organización Mundial de la Salud declaró pandemia al brote de la enfermedad de coronavirus, provocada por el virus SARS-CoV-2.

Para Misael, esa sensación de incertidumbre no era tan ajena, pues cuando se encontraba realizando sus estudios de doctorado en Texas A&M University (TAMU), parecía que también todo quedaría en pausa.

“Al inicio de mis estudios de doctorado trabajé en el Aquaculture Research and Teaching Facility y en el Fish Nutrition Laboratory en College Station, Texas, con el Dr. Delbert Gatlin. Con él evaluamos ingredientes para el reemplazo de harina de pescado en Sciaenops ocellatus, entre otros proyectos con estudiantes con quienes hice muy buena amistad. Un año y medio después, comencé mi proyecto de tesis en el Texas AgriLife Research Mariculture Laboratory en Port Aransas, Texas, con el Dr. Addison Lawrence. Con él nos dedicamos a investigación de cultivos de camarón.

“Al año de empezar los experimentos en Port Aransas, resulta que se decide no renovar el contrato para el uso de las instalaciones del laboratorio, por lo que me quedé a medias en mis experimentales. El Dr. Lawrence decide jubilarse de TAMU, pues tenía en ese momento 81 años de edad, y yo no dejaba de pensar qué iba a pasar con mi proyecto. Lo sorprendente es que el Dr. Lawrence ya tenía un plan”, compartió Misael.

Pocos días después de su jubilación, el director de tesis de Misael, ya contaba con un contrato para trabajar con la empresa trū Shrimp Company en Balaton, Minnesota. El trabajo consistía en instalar y operar un sistema de cultivo apilado de baja profundidad para la producción de camarón blanco del Pacífico, Litopenaeus vannamei.

El Dr. Lawrence le dijo a Misael: ¡Tranquilo, no te desesperes! La idea era que el doctor instalara el sistema de cultivo y tiempo después Misael, junto con otros investigadores, trabajarían en hacer el sistema aún más eficiente. Mientras el sistema era instalado en Minnesota, él viajó de Puerto Aransas, Texas, a su natal Hermosillo, Sonora.  

“Como estudié biología en la Universidad de Sonora (UNISON) e hice mi tesis de licenciatura en el Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (DICTUS), tengo buena relación con los y las investigadoras de este departamento y durante el tiempo que estuve en Hermosillo (aproximadamente cuatro meses) me prestaban las instalaciones para continuar con mi trabajo de tesis del doctorado, sobre todo para redactar los resultados de los experimentos realizados en Texas y diseñar los próximos experimentos".

Regresar al terruño

Misael comparte que Hermosillo es una ciudad a la cual le tiene mucho cariño, sus recuerdos de infancia y adolescencia son muy gratos. A unos cuantos metros de la casa de sus padres hay un parque en donde, junto a sus dos hermanos y amigos, jugaban hasta tarde básquetbol y béisbol. De pequeño le gustaba pasar tiempo con sus abuelos, tanto paternos como maternos, con sus tios y primos, a los cuales trata de visitar cada vez que va a su tierra.

Sus abuelos maternos, maestros jubilados, le inculcaron el amor por el estudio. Sus padres le enseñaron a crecer como persona y a ser reponsable y dedicado en todos sus proyectos.

Otras personas que también influyeron en la vida de Misael, desde un ámbito más profesional, fueron los doctores Martín Pérez y Mayra Gonzalez, investigadores del DICTUS.

“Cuando estaba por salir de la preparatoria y era momento de elegir una carrera, estaba entre biología, medicina y fisioterapia.  Me incliné por biología porque pude platicar con Martín y Mayra. Ellos se graduaron de la UNAM, realizaron su maestría en Bélgica y el doctorado en TAMU. Me platicaron cómo el estudiar biología los había llevado a donde estaban y me convencí que era lo que quería.

“Ya estando en la licenciatura supe que quería ser investigador, no estaba seguro si en biotecnología, acuicultura o biología marina. Me fui por acuicultura porque puedes cultivar y tener más contacto con los organismos al hacerte cargo de ellos, y lo mejor es que es con el fin de hacer un bien a la sociedad que es el de producir alimento”, expresó Rosales.

Una experiencia que ayudó a reforzar la idea de dedicarse a una carrera científica fue durante sus prácticas profesionales y desarrollo de tesis de licenciatura.

Bajo la guía de los doctores Martín (director de tesis) y Mayra (co-directora), Misael salió de casa de sus padres por unos meses para realizar experimentos en una granja de cultivo de camarón en la costa de Sonora. Su trabajo consistió en evaluar un probiótico canadiense a escala comercial. Otros integrantes del comité de tesis fueron el Dr. Marco López y el Dr. Addison Lawrence.

“El Dr. Lawrence vio cómo trabajaba y me comentó que le gustaba mi entusiasmo y dedicación por irme a una granja y por compartir a tiempo los reportes de cómo iba el proyecto. Por ello me invitó a realizar el doctorado en la TAMU. Al inicio estaba dudoso, pues era doctorado directo y no es fácil brincar de una licenciatura a un doctorado en otro país; al final hice la lucha, presenté lo exámenes y me aceptaron”.

Seguir en movimiento: del desierto a las tierras frías de Minnesota

Después de pasar aproximadamente un año y medio en College Station, un año en Puerto Aransas y cuatro meses en Hermosillo, llegó el momento de viajar a Minnesota para continuar con sus experimentos.

A la par que continuaba con sus estudios de doctorado, Misael fue contratado por trū Shrimp Company para capacitar al personal técnico en el cuidado diario, alimentación y mantenimiento de los organismos y para colaborar con otros investigadores en las mejoras del sistema de cultivo de camarón.

La compañía le brindó el espacio necesario para continuar con sus experimentos, los cuales consistían en evaluar diversos aditivos agregados a la dieta o directamente al agua de cultivo. Misael evaluó el efecto de los aditivos en las comunidades  bacterianas del intestino, hepatopáncreas y branquias de los camarones, así como de las partículas de biofloc que son agregados suspendidos en la columna de agua, compuestos de alimento no consumido, heces y bacterias heterótrofas entre otros componentes, los cuales dependen en gran medida del tipo de sistema de cultivo que se emplee.

A mitad de sus estudios de doctorado Misael regresó a Hermosillo para contraer matrimonio. 

“La primera vez que salí de casa me fui solo, después regresé a México, nos casamos y ahí Fernanda ya se fue conmigo a Minnesota. Mi esposa estuvo conmigo durante la etapa final de mis experimentales, después viajamos a Texas para realizar el análisis de las muestras colectadas durante los experimentos, tanto en el Fish Nutrition Laboratory de TAMU como en el Agricultural Research Service del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Muchos de estos viajes nos los aventamos en carro; hicimos como 29 horas de Hermosillo a Minnesota y unas 18 de Minnessota a Texas” expresó.

Durante el periodo previo a finalizar su doctorado, los viajes en carro continuaban. Minnesota-Texas-Minessota. Iba a Texas a presentar avances o algún examen, regresaba a Minnesota a afinar las observaciones y a continuar con su trabajo en la empresa.

“El penúltimo viaje a Texas fue para defender mi tesis en octubre de 2017 y en diciembre del mismo año realizamos el último viaje para la ceremonia de graduación. Fue un periodo de muchos viajes y de mucho trabajo. Cuando fue mi graduación mis papás viajaron también en carro (sonríe) de Hermosillo a Texas”.

Al terminar sus estudios de doctorado, continuó trabajando con trū Shrimp Company, hasta llegar al puesto de director técnico asistente e investigador responsable de los laboratorios de reproducción y nutrición de camarón. A la par colaboraba con otros investigadores evaluando cambios en el sistema de cultivo con el fin de incrementar su rendimiento.

La empresa estaba en proceso de solicitar su estancia permanente como residente del país. Sin embargo, durante este proceso un amigo le compartió la convocatoria para ocupar una plaza como investigador en el Departamento de Acuicultura del CICESE.

“Cuando vi la convocatoria empecé a investigar. En ese tiempo la Dra. Carmen Paniagua era la jefa del departamento, entonces le escribí y fue muy amable en explicarme el proceso. Mientras reunía los requisitos y sometía mi propuesta, me comuniqué con algunos amigos para preguntar más sobre el centro y me dijeron que, si mi plan era regresar a México, no había mejor lugar que el CICESE, sobre todo en investigación de recursos marinos”.

Durante el proceso de selección a los candidatos se les solicita impartir un seminario. Una opción era presentarlo por medio de videoconferencia, Misael optó por la vía presencial para poder conocer el centro, las instalaciones, y pisar por primera vez tierras bajacalifornianas.

“Después de escuchar los buenos comentarios de la ciencia que se hace en el CICESE, de ver las trayectorias de los investigadores del Departamento de Acuicultura y de venir a dar el seminario, no me quedaba ninguna duda. Si me aceptaban con gusto iba a decir que sí”.

Al poco tiempo fue notificado que había ganado la plaza.

“Como ya nos habíamos hecho un poco a la idea de quedarnos en Minnesota, nuestra casa estaba totalmente amueblada y en menos de un mes, Fernanda se dedicó a vender todo. Llegamos a Baja California el 26 de febrero de 2020 y el 2 de marzo inicié mis labores en el CICESE. Lamentablemente, se declaró pandemia y casi no tuve oportunidad de convivir de manera presencial con los investigadores. A pesar de ello, estamos muy contentos de vivir en Ensenada, es el clima ideal (ríe), ir del calor de Hermosillo al frío de Minnesota y ahora vivir en Ensenada es como estar en la gloria”.

Misael compartió que a su esposa y a él les encantaría conocer más la ciudad, pero continúan algunas restricciones debido a la contingencia sanitaria “por el momento nos toca seguir cuidándonos y cuidar a los demás. Ya llegará el momento en que podamos explorar mejor la ciudad de Ensenada”.

 

Palabras clave: acuicultura, Rosales, TAMU

anterior