Estudiante del CICESE obtiene premio Hans Porias en congreso de la AMMOM


El premio se otorga al mejor trabajo en investigación



Posgrado

Brenda Iduarte Frías es estudiante del Doctorado en Ciencias de la Vida del CICESE y como parte de su tesis doctoral se enfoca en evaluar la efectividad de toxinas de caracoles marinos para el tratamiento de enfermedades óseas.

Con una presentación en la que explicó su trabajo de investigación, Brenda obtuvo el premio Hans Porias en el congreso anual de la Asociación Mexicana de Metabolismo Óseo y Mineral (AMMOM), evento que se llevó a cabo del 17 al 20 de agosto en Querétaro; este premio se otorga al mejor trabajo en investigación presentado en la categoría de trabajo libre.

En entrevista, Brenda comentó que es la primera vez que participa en el congreso y la experiencia fue muy enriquecedora debido a que se trata de un evento interdisciplinario atendido por médicos de diversas especialidades, investigadores y otros profesionales de la salud.

“Generalmente asistimos a congresos de ciencia básica, por ejemplo de biología celular o biología molecular, sin embargo, es importante dar a conocer nuestro trabajo en foros en donde asisten médicos e investigadores clínicos, enriqueciendo así nuestra investigación al interactuar y obtener retroalimentación de profesionales de la salud enfocados en el tratamiento de enfermedades óseas”, apuntó.

La propuesta para participar en el congreso surgió de su propia asesora, la doctora Patricia Juárez Camacho, investigadora del Departamento de Innovación Biomédica del CICESE, quien forma parte del comité científico de la AMMOM y conoce el interés de la asociación por mantener vínculos con la comunidad científica.

Como primer acercamiento, el trabajo de Brenda Iduarte fue aceptado para presentarlo como póster, pero una semana antes de que iniciara el congreso recibió un correo para notificarle que su trabajo fue seleccionado dentro de los 10 mejores.

Con ello se abrió la oportunidad de realizar una presentación oral de 10 minutos con una potencial asistencia de 400 personas, en su mayoría profesionales de la salud.

“Aceptamos, llegamos a Querétaro y el día viernes, que fue el tercer día del congreso, fue cuando a mí me tocó estar en la sesión de posters. Fue una experiencia muy grata, era la primera vez que presentaba mi trabajo en un foro de médicos, pero todo fluyó muy bien, me gustó poder compartir mi trabajo con especialistas de diversas áreas”, recordó la estudiante de posgrado.

Para ella fue muy valiosa la oportunidad de interactuar con médicos de diversas especialidades, investigadores y profesionales de la salud que en su labor cotidiana tratan a pacientes con enfermedades óseas, quienes se enteraron de su proyecto y la retroalimentaron con lo que ellos observan en su día a día.

Una presentación ganadora

Aunque en la sesión de posters Brenda ganó confianza, la presentación oral seguía siendo un desafío. Solo disponía de 10 minutos para exponer su investigación y con un público integrado por profesionales de la salud de muy diversas ramas.

“Nuestro principal objetivo para la presentación oral era que fuera lo más clara posible, ahí me ayudó mucho mi asesora, para organizarla y practicarla”, cuenta Brenda.

La interacción con los asistentes el día previo la dotó de confianza respecto al interés que había en el tema que expondría y con mayor seguridad tomó el pódium para explicarles de qué trata su proyecto.

“El sábado era el cierre del congreso y había bastante gente todavía en la sala, entonces sí fue poquito intimidante. Ese mismo día por la tarde, antes del cierre del congreso, fue cuando realizaron la premiación. De los 10 trabajos seleccionados se premiaron los tres mejores, de los cuales yo obtuve el premio Hans Porias, otorgado al primer lugar. Sinceramente, cuando me nombraron no me lo creía”, relató.

Brenda interpretó la distinción en el congreso como un buen indicativo del esfuerzo que ella, sus pares y sus asesores ponen en el laboratorio para desarrollar ciencia de calidad, pero también para transmitir ese conocimiento que producen.

“Nuestro principal objetivo es hacer ciencia con aplicación, poder encontrar nuevos tratamientos para enfermedades que afectan a los huesos, pero la ciencia debe ser interdisciplinaria, se necesita acortar la brecha entre la investigación básica y clínica porque hay muchas áreas involucradas en la salud de los pacientes con enfermedades óseas. Y eso es lo bonito de este tipo de congresos, donde puedes tener ese intercambio de ideas desde distintas áreas de la salud, lo que nos ayuda a ir enriqueciendo lo que estamos haciendo en el laboratorio”, concluyó.

Cabe mencionar que el proyecto de investigación de Brenda se desarrolla en el Departamento de Innovación Biomédica del CICESE bajo la dirección de la doctora Patricia Juárez y la participación de Pierrick Fournier, Alexei Licea y Johanna Bernáldez, especialistas del CICESE, como coautores.

Palabras clave: congreso, ammom, premio, doctorado, salud

anterior