Guillermo Chin: estudiante del CICESE modela atmósfera de Titán, para la NASA


Guillermo es estudiante de doctorado en Oceanografía Física



Posgrado

Desde niño, en su natal Bethania, Campeche, fue un apasionado de la ciencia. Siempre curioso, deseoso de conocer el por qué de todo, saturaba a sus padres con un sin fin de preguntas. Ellos resolvieron por un tiempo sus dudas, hasta que llegó el momento en que sus interrogantes los rebasaron, y le dijeron que era su turno llenarse de conocimiento para enseñarles. Le tocaría a él responder sus propias preguntas y las de sus padres.

Hoy, Guillermo Adrián Chin Canche es estudiante del doctorado en Oceanografía Física del Centro de Investigación Científica y Educación Superior de Ensenada (CICESE), y trabaja en un importante proyecto de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA, por sus siglas en inglés). Además, este año fue galardonado con el Premio Municipal al Mérito Juvenil 2022, otorgado por la Alcaldía de Campeche en el rubro de Ciencia y Tecnología, y el premio Estatal de la Juventud en 2020 en el mismo rubro.

El joven estudiante también fundó la Sociedad de Ciencia, Tecnología e Investigación Juvenil (SCTIJ) de México A.C, un sistema que reúne a jóvenes interesantes en el estudio y la divulgación de ciencia y avances tecnológicos. La SCTIJ tiene presencia en seis estados de la república mexicana, y trabaja en sintonía con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT).

Guillermo Chin estudió ingeniería en Mecatrónica en la Universidad Autónoma de Campeche, y la maestría en Ciencia y Tecnología del Espacio en el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), en Puebla. Colabora y ha colaborado en proyectos con el CICESE, con el Southwest Research Institute, el Gran Telescopio Milimétrico y en el SRON Netherlands Institute for Space Research en Países Bajos. Actualmente es parte del equipo de meteorología para la misión Dragonfly, de la NASA, uno de los 4 proyectos que forman parte del programa Nuevas Fronteras, y en que trabajan 117 personas alrededor del mundo.

Se atrevió y tuvo éxito

El joven investigador compartió que su acercamiento con la NASA no fue planeado. Un día, mientras pensaba en el enfoque para la tesis del doctorado, indagaba en artículos en Google Académico, cuando encontró un tema que hablaba sobre las nubes de metano en el satélite Titán, del planeta Saturno. Emocionado y lleno de ilusión, decidió aventurarse y contactar al autor del artículo, el doctor Scot Rafkin, perteneciente a la División de Ciencias Planetarias de la NASA. Guillermo no imaginó la trascendencia que tendría su correo electrónico.

Scot Rafkin respondió al joven tres días después. Solicitó su currículum y tesis de maestría, se interesó por el trabajo de Guillermo y lo invitó a trabajar en el proyecto Dragonfly.

Actualmente, Guillermo Chin forma parte de un equipo integrado por siete personas. Es el único mexicano, y únicamente hay dos estudiantes: él y Audrey Chatain, una joven francesa. 

Sobre Dragonfly

Según un comunicado de la NASA, Dragonfly es una sonda de exploración que será lanzada en 2024 y llegará al satélite Titán en 2034, cuyo lanzamiento ha sido pospuesto debido a la pandemia del COVID-19. Volará múltiples veces como un dron hacia la luna helada de Saturno, con la misión de muestrear y examinar sitios alrededor del cuerpo celeste por un periodo de 2.7 años.

La NASA señala que Titán es similar a la Tierra primitiva, un astro en donde podrán encontrarse pistas sobre el surgimiento de vida en nuestro planeta. El dron recogerá muestras para conocer los progresos de la química prebiótica de este cuerpo, también investigará sus propiedades atmosféricas y de superficie, así como las reservas oceánicas y líquidas del subsuelo. A groso modo, el dron buscará evidencia química de vida pasada o existente en Titán.

La agencia astronómica detalla que Dragonfly aprovechó el antecedente del satélite Cassini, un proyecto de 13 años cuya misión fue estudiar a Saturno y sus satélites, entre estos, Titán.

Sonda Drangonfly

El trabajo de Guillermo en la NASA

La labor de Guillermo y del equipo de meteorología en el proyecto, es realizar modelación de la atmósfera; es decir, se encargan de analizar la capa límite de Titán a través de un modelo numérico llamado mtWRF -basado en el WRF, muy utilizado por los países para predecir el clima-, con el fin de tener un registro de las condiciones de la atmósfera a lo largo del año y pronosticar las condiciones óptimas para el vuelo de Dragonfly.

A futuro, Guillermo comparte que le gustaría enfocarse en la astrobiología. “Todavía no estoy 100% seguro de si continuaré estudiando Titán, porque también hay otras lunas que me gustaría analizar, como Encélado -otro satélite de Saturno-, o el planeta Marte, que ya ha sido muy explorado”.

Desea impulsar la ciencia en México

Pero su gran sueño es trabajar en la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA), debido a sus proyectos de astrobiología.

Otro de los planes es hacer difusión, impulsar la ciencia en México para que el país pueda aportar al estudio del universo, posicionarlo en el tema de investigación. También quiere despertar en jóvenes y niños el interés por las diversas ramas de la astronomía y otras disciplinas científicas.

El joven investigador se mostró emocionado al hablar sobre el proyecto. Gracias a su ímpetu, Guillermo logró mucho más que definir y abonar al tema de su tesis. Hoy forma parte de un programa de la NASA que lo acerca a su propia misión: explorar y entender la astronomía, una de las muchas ramas del basto universo de la ciencia.

 

Palabras clave: NASA, Doctorado en Oceanografía Física, astronomía, Titán,

anterior