«Aquallygent»: innovación para la acuicultura


Una alternativa para responder al déficit de semilla para el cultivar bivalvos



Ciencias del mar y de la Tierra

Con un sistema que tiene la capacidad de madurar de forma intensiva reproductores de moluscos bivalvos, como el ostión, un equipo de especialistas y estudiantes del CICESE logró hacer la transición desde el desarrollo en laboratorio hasta consolidar una innovación con potencial comercial que resuelve un problema de la industria acuícola.

El sistema desarrollado por el equipo de especialistas, que trabaja bajo el nombre de Aquallygent, permite la maduración de diversas especies de bivalvos para obtener gametos maduros en solo una fracción de tiempo del periodo que requieren en su ciclo reproductivo natural.

“Por ejemplo, en el caso específico del ostión kumamoto le lleva un año madurar de forma natural, mientras que en nuestro sistema solo le llevó semanas, entonces se reduce mucho el tiempo de maduración y por lo tanto nuestros sistemas presentan una ventaja para los laboratorios de reproducción”, destacó Salvador Villasuso, estudiante del doctorado en Acuicultura del CICESE e integrante del equipo que desarrolló la innovación.

Madurar a estos organismos es el primer paso para responder al problema de déficit de semilla que el sector acuícola enfrenta actualmente para el cultivo de bivalvos: contar con reproductores maduros sexualmente incrementará la producción de semillas.

Salvador explicó que estos sistemas de acondicionamiento sexual de los moluscos trabajan en recirculación, lo que permite controlar diversos parámetros de la calidad del agua como el oxígeno disuelto, temperatura, pH, concentración de dióxido de carbono y todo aquello que pueda influir o afectar el ciclo reproductivo de los organismos.

Otra de las ventajas es que los sistemas fueron diseñados como módulos independientes, de tal manera que los productores acuícolas pueden crear desfases para iniciar la maduración de organismos reproductores en distintos momentos.

Viabilidad comercial

El desarrollo de la tecnología de acondicionamiento de moluscos ya dio diversos frutos: en 2021 el equipo de innovadores obtuvo una patente en Estados Unidos y en 2022 consiguió la patente en México.

Además, este año participaron en el concurso Innovation Challenge, organizado por la Red de Laboratorios de Innovación de Intel, en el que el equipo Aquallygent resultó ganador.

En el concurso participaron proyectos de negocio de toda la República Mexicana y se seleccionaron a cuatro equipos ganadores con los mejores proyectos de negocio. Como premio, los equipos seleccionados ingresarán a un programa de mentoría de negocios impartido por especialistas de Sillicon Valley, así como la posibilidad de contacto con inversionistas de esa región.

En todo este proceso, así como en la identificación del potencial comercial del sistema, Aquallygent recibió el apoyo y la asesoría de la Dirección de Impulso a la Innovación y el Desarrollo (DIID) del CICESE.

Claudia Hernández, gestora de tecnología de la DIID, detalló que una de sus actividades es identificar aquellos desarrollos con potencial para proteger la propiedad intelectual, para después transferirla a usuarios potenciales.

“Se protege prioritariamente lo que puede tener viabilidad comercial”, advirtió Claudia al explicar cuáles son los criterios que el CICESE toma en cuenta para impulsar proyectos innovadores.

“Lo más complicado —subrayó— es que desarrolles la habilidad de identificar qué es lo que tiene potencial comercial. Tiene que ver con el análisis del entorno, identificar oportunidades, que tenga mercado y ventajas competitivas”.

Indicó que los especialistas, y en general, el recurso humano, son la pieza fundamental en el desarrollo de innovación y propiedad intelectual, ya que los innovadores son personas que tienen una visión amplia y están interesados en que su labor científica trascienda más allá de este sector.

“Son personas a las que sí les interesa la vinculación empresarial y que están comprometidas con esto para llevarlo de inicio a fin, porque sí se necesita su participación a lo largo del camino”, apuntó Claudia Hernández.

El origen de la innovación

Las innovaciones de los sistemas de acondicionamiento no fueron obtenidas de la noche a la mañana. Salvador Villasuso narró que el origen del proyecto se remonta a hace más de 12 años, en el Departamento de Acuicultura, con el doctor Manuel Segovia y el maestro Roger Frías.

“Ellos comenzaron a hacer los primeros ensayos para ver cómo traer un organismo del mar y ponerlo en un ambiente controlado, más reducido, podía afectar su ciclo reproductivo, y se dieron cuenta de que sí era viable madurarlos en los sistemas”, recordó.

La incorporación de Salvador en el proyecto se da hace aproximadamente 10 años, cuando ingresa al CICESE como estudiante de maestría para trabajar precisamente en el diseño de sistemas de recirculación.

Al terminar su maestría, las experiencias laborales posteriores lo hicieron percatarse de que esos sistemas en los que él trabajó son una buena opción para la industria, lo que impulsó su regreso al CICESE, ahora como estudiante de doctorado.

Lamentablemente, su director de tesis, el doctor Manuel Segovia Quintero, quien fue investigador del Departamento de Acuicultura del CICESE, falleció, pero sus aportaciones siguen trascendiendo gracias a su visión, el compromiso de su equipo y de colegas como la doctora Carmen Paniagua, investigadora del Departamento de Acuicultura, quien se integró al equipo como nueva directora de tesis de Salvador.

Para la doctora Paniagua, Aquallygent es una muestra del cambio de visión que está ocurriendo con las nuevas generaciones de estudiantes del CICESE, quienes ya no ven solamente a las instituciones públicas como su posible área laboral, sino que consideran también el emprendimiento de empresas de base tecnológica.

“Ha cambiado mucho la forma de pensar de los estudiantes de hace 20 años a ahora, están muy interesados en hacer sus empresas. Hemos tenido que acomodar nuestras clases porque si ya estamos viendo estudiantes que quieren irse a la cuestión comercial hay que darles elementos para que puedan seguir en eso”, comentó.

Equipo sólido

Además de la doctora Paniagua, al equipo de Aquallygent se integró recientemente el doctor Misael Rosales, también investigador del Departamento de Acuicultura del CICESE.

Para Claudia Hernández, gestora de tecnología de la DIID, esta es una de las fortalezas más importantes del proyecto: la integración de un equipo sólido.

“Los inversionistas se fijan en dos cosas: la oportunidad de negocios y el equipo. Si no hay una buena relación en un equipo, una buena sinergia, no funcionan las cosas”, enfatizó.

Misael Rosales, quien cuenta con experiencia trabajando en la industria acuícola, consideró que la innovación es la vía para que este sector progrese.

“Hay muchas cosas que se hacen porque así se han hecho, no necesariamente porque sean las mejores. Creo que este sistema de cultivo que se está desarrollando tiene mucho potencial para que la industria pueda continuar creciendo”, comentó.

Lo que sigue para Aquallygent es afinar el plan de negocios y buscar financiamiento, dado que se contempla la posibilidad de crear una empresa de base tecnológica como una de las opciones para salir al mercado, en cuyo caso el CICESE licenciaría a dicha empresa las patentes obtenidas en Estados Unidos y en México.

Mientras tanto, el equipo sigue ganando experiencias integrando la investigación y el conocimiento científicos con un modelo de negocios y actividades de promoción ante empresas productoras de semilla de moluscos y potenciales inversionistas.  

Palabras clave: Aquallygent, Innovation Challenge, moluscos, bivalvos, Carmen Paniagua

anterior