¿Para qué sirve un incendio forestal?


Los incendios forestales son un componente clave en los ecosistemas



Ciencias de la vida

Los incendios forestales existían antes que el ser humano y su intervención en los ecosistemas. Ocurren por factores naturales o de actividad humana, y pueden beneficiar o afectar la biodiversidad de áreas con vegetación. En las zonas mediterráneas, como es el caso del noroeste de Baja California, son un componente clave de los ecosistemas en su aporte a la descomposición natural.

En los ecosistemas mediterráneos, los incendios son un ciclo natural que ayuda al crecimiento de flora y aporta a la biodiversidad en gran manera. Los humanos también se han beneficiado del fuego, pues implementan la quema controlada para facilitar la caza y para la creación de paisajes. Inclusive son utilizados por guardabosques para prevenir incendios más intensos que pudieran causar grandes daños ecológicos a largo plazo. Asimismo, se implementan en la agricultura o para la purga de plagas.

De acuerdo a la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), un incendio forestal ocurre cuando el fuego se extiende descontroladamente y afecta bosques, selvas y vegetaciones.

Pueden darse por accidentes -fallo en líneas eléctricas o accidentes de aviones y autos-, debido a negligencias -quemas agropecuarias no controladas, fogatas o quema de basura-, también pueden ocurrir por causas intencionales -quema por conflictos de comunidades o tala ilegal-. Otro factor es la naturaleza, con la caída de rayos

Según la CONAFOR, algunos de los daños causados por los incendios forestales son: suelos expuestos y susceptibles a la erosión, falta de plantas que retengan el agua para que se filtre al subsuelo, desaparición de flora y fauna, desequilibrio en las cadenas alimenticias y procesos de vida, pérdidas para la industria maderera y la liberación del CO2 -gas de efecto invernadero- en la atmósfera.

El organismo señala que en la República Mexicana sólo 1% de los incendios ocurren por fenómenos naturales, el resto son por actividades humanas. Pese a eso, únicamente 2% de los incendios generan la deforestación a nivel nacional.

Ecosistema depende del fuego

La CONAFOR aclara que los incendios forestales no sólo significan destrucción y muerte, y que su papel en la naturaleza es esencial.

El órgano detalla que algunos ecosistemas se han adaptado para depender del fuego; reducen maleza, controlan enfermedades y hacen saneamiento. Además, la lumbre ayuda a liberar nutrientes y en la germinación de ciertas semillas.

Es el caso de Baja California, su ecosistema depende del fuego. Ayudan al mantenimiento de diversas especies de arbustos y árboles, como piñones y encinos. Los pinos se regeneran sobre zonas quemadas, pues el fuego remueve zacate y materia orgánica que se acumula; de esa manera la semilla hace contacto con el suelo y sus nutrientes. Algunas especies recuperan su follaje cuando la copa -ubicada en la parte superior del tronco-, es afectada por el fuego.

Incendios en Baja California

Baja California posee un clima mediterráneo, con inviernos templados y lluviosos, y veranos relativamente secos y calurosos. Sus zonas boscosas son mediterráneas y en su vegetación predominan los árboles, pinos, y el chaparral costero.

La temporada de incendios forestales en la región comprende de los meses de mayo a septiembre, y son estimulados por sequía y altas temperaturas. Este tipo de incendios son comunes y necesarios para el ecosistema mediterráneo, propiciando la adaptación de las especies y la esencial descomposición de la flora mediante el fuego.

Según el Dr. Horacio de la Cueva, investigador del Departamento de Biología de la Conservación del CICESE, los incendios en el estado, principalmente en las sierras, son de baja intensidad y queman pequeñas áreas. La mayoría de los incendios ocurridos de manera natural, son causados por rayos intensos que golpean los árboles y causan combustión en vegetación aledaña. Estos incendios hacen germinar las semillas y abren espacio para el nacimiento y crecimiento de biodiversidad.

Sin fuegos los ecosistemas mediterráneos no funcionan”, aseguró Horacio de la Cueva. Las especies se han adaptado a los incendios, y al mismo tiempo, se encargan de regular el número de plantas en el bosque.

Como nosotros no hemos modificado el ecosistema de las sierras, tenemos los típicos fuegos naturales, y lo seguirán siendo mientras continuemos manejándolos; el control del fuego no es un concepto moderno, es una práctica con la que han vivido muchos pueblos, y debemos regresar a su manipulación para hacer que nuestros ecosistemas funcionen mejor”, planteó.

El combate de fuegos tiene que ser restringido a proteger vida y propiedad”, aseveró.

Caso Australia: devuelta a los aborígenes 

De acuerdo a un artículo de Carlos Mondragón, investigador de El Colegio de la Frontera Norte (El COLEF), entre 2019 y 2020, Australia sufrió incendios forestales que causaron daños ecológicos en 12.6 millones de hectáreas, y hasta 3 mil millones de animales habrían muerto como consecuencia de los siniestros. Las llamas destruyeron más de 3 mil viviendas y perdieron la vida 34 personas. Los daños a la atmósfera también fueron graves.

Estas devastaciones ecológicas y humanas hicieron que el gobierno australiano regresara a sus aborígenes, mediante la gestión del fuego y el manejo del suelo para prevenir incendios.

Según un informe de la Oficina de las Naciones Unidas para Reducción de Riesgo de Desastres (ONDRR, por sus siglas en inglés), el gobierno australiano implementó la quema deliberada de zonas boscosas para reducir el combustible. Con esto, no sólo se minimizan los riesgos a incendios forestales a futuro, también disminuye la altura, intensidad de las llamas y su propagación.

Otra estrategia fue la creación deliberada de carriles de fuego o cortafuegos en áreas sin vegetación con el fin de hacer corredores estratégicos”, que funcionan como barreras para la detención de los incendios y asisten en las operaciones realizadas por los bomberos.

Manejo de fuego en México

De acuerdo a datos de la CONAFOR, durante 2022 se han registrado 6 mil 638 incendios forestales a nivel nacional y 42 en Baja California.

Por su parte, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), señala que la supresión de fuegos como estrategia para combatir los incendios forestales han causado desequilibrio en los ecosistemas. Como resultado, se han presentado incendios descontrolados y de grandes magnitudes en México.

En respuesta a esto, en 2019 la SEMARNAT inició el Programa del Manejo de Fuego -creado a partir de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS)-, en un esfuerzo conjunto de autoridades de los tres niveles de gobierno para prevenir, controlar y combatir los incendios forestales.

¿Cómo protegerse de los incendios?

Pese a ser un ciclo natural beneficioso para los ecosistemas, la pérdida de vidas humanas y asentamientos no deja de ser un problema causado por los incendios forestales.

El Dr. Horacio de la Cueva recomienda que la población que habite en zonas donde ocurren estos fuegos, a que mantengan una distancia de 30 metros entre matorrales y vivienda, limpiar el área de basura, y evitar la acumulación de hojas, ramas y pastizal.

Conoce más sobre incendios forestales mediterráneos y lo que hacen los guardaparques para controlarlos, aquí.

Palabras clave: Incendios forestales, Sierra de San Pedro Mártir, Sierra de Juárez, Flora y Fauna

anterior