“No hay ciencia aplicada sin ciencia básica”: Eddy F. Sánchez León-Hing


Estudió en el CICESE, y hoy labora en un importante laboratorio en Canadá



Egresados distinguidos

Muertes masivas de camarones en granjas productoras en Nayarit y Sinaloa, frente a los ojos de Eddy. Ser testigo de las graves pérdidas económicas causadas por un microorganismo, un virus imperceptible al ojo humano que cesaba con la vida de miles de organismos, lo impactó de tal manera que enfocó su interés en las ciencias de la vida. Así decidió que cambiaría el rumbo de su carrera para dedicarse a investigar y hacer ciencia.

El Dr. Eddy F. Sánchez León-Hing -oriundo de Ecuador-, es un caso de éxito. Fue de las primeras generaciones en egresar del programa de posgrado de Ciencias de la Vida del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE); cursó la maestría de 2005 a 2007, y el doctorado entre 2010 y 2015.

Su arribo al CICESE

Pero forjar esa carrera no fue sencillo. Cuando Eddy arribó a Ensenada en 2004, ansiaba hacer ciencia para responder los cuestionamientos que años atrás se había hecho, sobre conocer la manera en que funcionan los microrganismos que afectaron las especies con las que años atrás trabajó. Se acercó al CICESE, específicamente al Departamento de Microbiología (en la División de Biología Experimental y Aplicada), donde fue bien recibido por la doctora Meritxell Riquelme Pérez, quien -en sus palabras-, le dio una oportunidad y lo contrató como auxiliar técnico.

Eddy rememora aquella época. El departamento estaba en desarrollo y la Dra. Riquelme realizaba diversas investigaciones sobre microbiología, como fue el caso del análisis de las rutas secretoras de vesículas que participan en la síntesis de pared celular y el crecimiento de las hifas (células con forma de filamento que se originan de las esporas en hongos), tema en el que trabajó y adquirió conocimiento y experiencia.

Formarse no fue sencillo

Los inicios no fueron fáciles. Sus saberes eran más prácticos -había estudiado la ingeniería en Acuicultura-, así que no tenía el conocimiento sobre las herramientas moleculares utilizadas en el laboratorio, pero con la instrucción de la Dra. Riquelme, Eddy continuó su desarrollo y poco a poco fue respondiendo muchas de las preguntas que años atrás se había formulado.

“Antes -en la granja de camarones-, trabajaba en un campo totalmente diferente del que estoy ahora. Realmente fue una oportunidad que tuve para estudiar en el CICESE, bueno, primero laborar y después estudiar”, expresó Eddy durante entrevista virtual.

Animado por la Dra. Riquelme, decidió dar el siguiente paso e ingresó al posgrado, que era de reciente creación, donde un gran abanico de conocimientos recibió a Eddy y detonó todo su potencial. Estaba escrito que la ciencia y la investigación eran para él. Lo sabía desde muy joven. Durante la preparatoria, en su natal Ecuador, se inclinó por la rama de biología. Lo sabía cuando eligió estudiar Ingeniería Acuícola pese a que su sueño era estudiar Biología Marina. Sobre esto, Eddy no se expresó con arrepentimiento. Fue lo que tuvo a la mano y lo tomó, y agradeció su formación en la Universidad Católica del Norte de Chile, estancia que le aportó sinfín de conocimientos que le ayudaron a seguir su camino.

Siendo estudiante de posgrado, escribió tres artículos de investigación como primer autor, tres más como co-autor, tres de revisión, un capítulo de libro y un protocolo. Recibió el importante premio Perkins Fund Award en 2013 otorgado por el grupo Neurospora (un colectivo académico internacional que utiliza este hongo filamentoso como modelo de estudio). Su tesis de maestría llevó por nombre “Localización de la quitina sintetasa 1 CHS-1 en hifas en crecimiento de Neurospora crassa”. Su directora de tesis fue la Dra. Meritxell Riquelme, una pieza importante en el desarrollo del Dr. Eddy como científico.

Una experiencia decisiva

Luego de egresar de la maestría, Eddy decidió incursionar en el campo laboral y trabajó en una granja de cultivo del atún en mar abierto. Describió esta temporada de su vida como la decisiva, pues era necesario estar ahí para percatarse de lo mucho que extrañaba el trabajo científico, lo que hacía en CICESE. En este espacio, Eddy Sánchez León-Hing se encargaba de hacer análisis microscópicos para analizar el agua y se encargaba además de determinar la presencia de toxinas en la sardina utilizada para alimentar a los atunes en cultivo. Tuvo mucho aprendizaje, pero no era un trabajo desafiante.

Fiel a la adquisición de conocimiento, Eddy volvió al CICESE para estudiar el doctorado. El tema de tesis -dirigida nuevamente por la Dra. Meritxell-, fue “Biogénesis, transporte y localización de vesículas secretoras en el hongo filamentoso Neurospora crassa”. Posteriormente realizó estancias de movilidad en México y Alemania.

Cómo llegó a Canadá

De 2015 a 2020, el Dr. Eddy fue acreedor de dos becas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) para la realización de estancias postdoctorales en el grupo del Dr. James W. Kronstad, en los Michael Smith Laboratories de la Universidad de Columbia Británica, en Vancouver, Canadá. Se convirtió en investigador asociado en 2020 y continúa en ese puesto.

Resultado de esa estancia ha publicado cinco artículos científicos de investigación y dos de revisión en temas relacionados con el metabolismo del patógeno humano Cryptococcus neoformans en revistas de alto impacto.

Hoy, el Dr. Eddy trabaja en un equipo integrado por quince personas -estudiantes e investigadores-, de diversas nacionalidades y rincones del mundo. Analizan un tipo de hongo patógeno que causa enfermedades en humanos. El proyecto estudia los mecanismos de proliferación de este hongo que afecta principalmente, aunque no de manera exclusiva, a personas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

“No hay ciencia aplicada sin ciencia básica”, aseguró, previo a explicar su trabajo en esta universidad canadiense. Los resultados de su proyecto ayudarán a entender el impacto del hongo en este grupo de personas y abonará a las investigaciones que buscan entender, primero el por qué, para después encontrar una solución y contribuir a la ciencia.

El éxito no es individual

No fue simple estudiar años después de haber egresado de la licenciatura. Eddy destacó lo mucho que le costó, siendo ya una persona casada y con una familia de tres hijos. Tuvo que adaptarse al nivel de rigurosidad, entrenar su mente, balancear su vida como padre y esposo, con sus estudios de maestría y doctorado.  

“El éxito no es sólo de una persona, hay muchas otras personas involucradas”, dijo Eddy, tras preguntársele cómo llegó hasta donde está.

Destacó el importante papel de su esposa Mavi Reynoso, su compañera de vida -una mujer creativa dedicada a la elaboración de arreglos florales-, quien lo apoyó durante sus años de estudio. Hoy todos viven en Canadá, destino que fue elegido, principalmente, para que la familia pudiera explorar otras oportunidades de desarrollo.

“Pienso que tienes que hacer sacrificios, nada es gratis, se dejan sinfín de cosas y obviamente debes ser disciplinado, las oportunidades deben aprovecharse”, compartió.

“El ser humano tiende a no ver lo que tiene, pero cuando empiezas a abrir los ojos y te das cuenta de lo que hay, lo que tienes, y las oportunidades que te dan, puedes hacer mejor uso de ellas”, añadió.

Su experiencia en el CICESE

Sobre su experiencia en el CICESE, explicó que fue positiva. Recordó el buen ambiente académico y laboral, en específico, del Departamento de Microbiología.

“Tenía un excelente ambiente, había una gran interacción con los investigadores y estudiantes, nadie se centraba en el proyecto de un solo grupo, era un espacio donde convergen los conocimientos”.

Destacó que el CICESE es una plataforma de desarrollo, una oportunidad de crecimiento que “tenía y tiene grandes investigadores que hacen muy ameno el aprendizaje, dan apoyo a los estudiantes y eso es importante”.

Llama a siempre buscar más

A los jóvenes que deseen hacer carrera en el mundo de la ciencia, el doctor Eddy los exhortó a siempre buscar más, y consideró que las ciencias de la vida son un campo muy extenso e interesante, una disciplina en la cual se pueden hacer muchas cosas.

“Pienso que no deben quedarse con la idea de que lo que haces hoy es lo que harás toda la vida. Se deben aprovechar las plataformas con el fin de desarrollar no solamente el pensamiento científico, sino también adquirir experiencia profesional para poder desarrollar proyectos en otras áreas”, enfatizó.

Actualmente espera convertirse en investigador titular. Pero la vida podría sorprenderlo. Fiel a su búsqueda de nuevos aprendizajes, su objetivo en un par de años es seguir el camino científico, pero en la parte industrial, involucrarse en la biotecnología, hacer algo totalmente nuevo.

Eddy es el ejemplo perfecto de que nada está escrito. Aprovechó lo que tenía para guiar su carrera en el sentido que deseaba, sin temores a que fuera demasiado tarde se atrevió a seguir el camino científico, llenarse de conocimiento a través de la disciplina y el autoaprendizaje.

Hoy, el Dr. Eddy Sánchez León-Hing sabe que el causante de la muerte de miles de camarones en Nayarit y Sinaloa fue el virus del síndrome de mancha blanca (por sus siglas en inglés, WSSV). Actualmente conoce eso y mucho más.

Palabras clave: Caso de éxito, Microbiología, Hongos, Eddy Sánchez León

anterior