Agua y energía, temas prioritarios para trabajar con la SIDURT-BC




Vinculación

Los temas de energía y agua, con énfasis en generación fotovoltaica, hidroeléctrica aprovechando el flujo del acueducto Río Colorado-Tijuana, eficiencia energética de edificaciones, manejo integral de las cuatro principales cuencas hidrológicas del estado, así como una alternativa para hacer más eficiente el tratamiento de aguas residuales a partir de una tecnología patentada por el CICESE, podrían ser los puntos de arranque para una colaboración entre este centro de investigación y la Secretaría de Infraestructura, Desarrollo Urbano y Reordenación Territorial (SIDURT) de Baja California.

Lo anterior, luego de una reunión que sostuvo aquí el Arq. Porfirio Vargas Santiago, subsecretario de Reordenación Territorial y Desarrollo Urbano de la SIDURT, con directivos e investigadores del CICESE.

Los requerimientos del gobierno estatal (en el ámbito de competencia de la SIDURT) fueron definidos con base en conversaciones previas en las que participaron el propio Porfirio Vargas y el Dr. Guillermo Arámburo Vizcarra, director regional Noroeste del CONACYT, quien conoce las capacidades del colectivo académico del CICESE para solucionar problemas específicos.

Acotados a temas de energía y agua, se citaron directivos y los investigadores involucrados para revisar propuestas más concretas y, en torno a ellas, sostener un diálogo abierto con el arquitecto Vargas Santiago. Esto ocurrió el pasado 15 de julio.

La operación del acueducto Río Colorado-Tijuana tiene un costo energético muy alto, y se sabe que una vez que supera la altura de La Rumorosa, el agua baja hacia la costa con un flujo de 4 metros cúbicos por segundo, flujo que podría aprovecharse para generar electricidad. El grupo de Energías Alternas del CICESE podría evaluar esto.

Además, está la idea de establecer un campo fotovoltaico al inicio del acueducto, en la Laguna Salada, que aportaría energía al sistema de bombeo para sortear La Rumorosa. Ya se tiene un estudio de impacto ambiental, pero faltan analizar otros aspectos que también el grupo de Energías Alternas podría evaluar y emitir una opinión técnica.

En el tema del tratamiento de aguas residuales, el arquitecto Vargas Santiago reconoció que todas las plantas que existen en Baja California tienen serios problemas de operación. Por ello, dijo que están pensando aprovechar una tecnología que utilizan en León, Guanajuato, en donde potabilizan el líquido a partir de aguas tratadas. Ya han tenido pláticas con esos empresarios, hicieron un diagnóstico e incluso se tiene una propuesta económica que incluye todas las plantas de esta entidad. Mientras encuentran un esquema de financiamiento, solicitó que personal del CICESE conozca esa tecnología, la pruebe y valide.

Más que validarla, el director del CICESE, Dr. David H. Covarrubias Rosales, propuso utilizar una tecnología alterna que desarrolló este centro de investigación basada, al igual que la de León, en el uso de bacterias, y que es más expedita, altamente eficiente y de bajo costo. La del CICESE originalmente se desarrolló para controlar derrames de hidrocarburos en mar abierto. Se trata de una tecnología patentada que ya se utiliza con bastante éxito en plantas de tratamiento de aguas residuales en Sonora, por lo que se podría probar aquí.

También en el tema del agua, Thomas Kretzschmar, investigador del Departamento de Geología, mencionó un proyecto que atiende este problema de manera integral, y cuya propuesta ya entregó a la Secretaría para el Manejo, Saneamiento y Protección del Agua de Baja California.

Se basa en cinco lineamientos: Disponibilidad del agua, contaminación, efectos del cambio climático, la parte social y el aprovechamiento alterno (reúso o fuentes alternas), y abarca las cuatro principales cuencas de la entidad: Mexicali, Tijuana, Valle de Guadalupe y Ensenada, y los tres acuíferos de San Quintín.

Mencionó otra actividad que ya están haciendo desde 2021 a petición de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Ensenada (CESPE), junto con colegas de la UABC y ejidatarios (del Ejido Nacionalista Rodolfo Sánchez Taboada), para modelar la inyección de aguas tratadas en el acuífero de Maneadero. Una cosa es hacer el tratamiento adecuado, dijo el doctor Kretzschmar, y otra es definir qué haces con el agua; en particular, precisar en dónde la infiltras, cuánto tiempo la tienes que dejar en el subsuelo, y en dónde, al cabo de ese periodo, puedes extraerla.

Eugenio Méndez, quien es director de Física Aplicada en este centro, habló de los estudios que ha hecho el grupo de Energías Alternas sobre la eficiencia energética de edificaciones. “Ahora que se habla mucho sobre la generación y necesidades de energía, se debe considerar el desperdicio que hay en todo el país en los edificios, en las casas, que están muy mal diseñadas en términos energéticos. En Baja California, particularmente en la zona de Mexicali, se gasta mucha energía en aire acondicionado y eso puede cambiar radicalmente haciendo más eficientes las construcciones.”

Porfirio Vargas dijo que están por publicar el Plan Estatal de Vivienda que, si bien trae cosas novedosas para la entidad, esa parte de innovación en optimización energética, desde el diseño de la vivienda hasta el tema de los materiales, debe incluirse.

Para darle seguimiento puntual a varios de los temas que se abordaron, el Dr. Covarrubias Rosales propuso además de un convenio general, establecer convenios específicos para comenzar a trabajar y pasar a los hechos. Porfirio Vargas, por su parte, comentó que desde el ámbito estatal se conocen muy bien las necesidades, por lo que se tiene que trabajar simultáneamente con este centro de investigación para establecer una agenda de trabajo. Y en esto el CONACYT, a través de la Dirección Regional Noroeste, también tendría que participar.

Esta reunión complementa la que se tuvo en mayo con la Coordinación Estatal de Protección Civil y el secretario general de Gobierno de Baja California, en la que se estableció un marco de colaboración para que especialistas de este centro elaboren una propuesta técnica que permita gestionar recursos y actualizar los atlas de riesgos, tanto municipales como el estatal, incluyendo Tecate y las nuevas demarcaciones de San Quintín y San Felipe (ver nota).

 

Palabras clave: SIDURT, Porfirio Vargas, agua, energía, convenio

anterior