Acuicultores, vitivinicultores y academia: revisión de una alianza que cumple 22 años


Organizaron el XII Taller de Cultivo de Conchas



Ciencias del mar y de la Tierra

Sabemos que en el Golfo de México existió una gran actividad ostrícola durante años, pero Baja California, Baja California Sur y Sonora rebasaron en tecnificación y producción a los estados del golfo, haciendo quedar obsoletas las tecnologías que empleaban.

“La idea en este taller es presentar cómo se ha avanzado allá, dialogar respecto a lo que ustedes hacen regionalmente en ostricultura, y compartir esto acompañados de un buen vino, de manera que todos podamos disfrutar de este maridaje perfecto”, comentó el Oc. Juan Carlos Lapuente Landero, director de Investigación en Acuacultura del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (INAPESCA), en la apertura del XII Taller de Cultivo de Conchas.

Este evento es parte de las actividades del vigésimo segundo Festival de las Conchas y el Vino Nuevo y que, con la participación del sector académico, autoridades en la materia y productores (acuicultores y vitivinicultores), se realizó en instalaciones del CICESE el 28 y 29 de abril.

Las actividades en las que se enmarca este taller competen a tres sectores de gran importancia económica para la región: la acuacultura, la vinicultura y la gastronomía, siendo los actores principales los moluscos bivalvos y una gran variedad de vinos jóvenes, según se anunció al empezar el evento.

Mauricio Cantú Barajas, presidente del comité ProVino, A.C., destacó que la alianza entre estos sectores lleva ya más de 22 años, y que gracias a ella se han podido promover, como comunidad, los productos de esta zona.

Comentó que los valles vinícolas de Baja California representan alrededor de 80 por ciento de la producción de vinos a nivel nacional (existen 14 estados productores de vino). Este liderazgo se ha logrado gracias a la alianza entre la academia, el sector acuícola, las casas vinícolas, los chefs; “todos han puesto el nombre de Ensenada en las mejores mesas, ofreciendo productos de la mayor calidad”.

La academia, agregó, viene a redondear el desarrollo de la actividad productiva; estos talleres son una innovación, y el turismo enológico (y el gastronómico) representa muchas fuentes de empleos directos e indirectos. A nivel nacional somos un ejemplo a seguir; todos los estados han puesto su atención en nosotros para experimentar en sus actividades.

El doctor David H. Covarrubias Rosales, director general del CICESE, confió en que esta interacción entre académicos y productores deberá tener resultados importantes, “pues de nada sirve tener una institución que los reciba, como es el caso del CICESE, si no hay interacción, intercambio de ideas y experiencias, que son las que van a fortalecer el taller”.

Carlos Lapuente y David Covarrubias

Destacó la gran variedad de temas que abordaron 13 expositores en dos jornadas, y reiteró la intención del personal del CICESE de contribuir no solo con conocimientos y experiencia, sino con la infraestructura de laboratorios analíticos que pueden ser aprovechados por el sector productivo. Queremos aportar -dijo-, darle seguimiento y concretar lo que surja de este diálogo, ser parte de esta experiencia.

El director de Acuacultura de la Secretaría de Pesca y Acuacultura de Baja California, Oc. Rogelio Sánchez Salazar, se sumó a la iniciativa del INAPESCA de organizar este tipo de talleres y foros para el intercambio de experiencias con los productores, eventos que permitan analizar la producción en sí, pero que aborden además la investigación, la normatividad, la administración de los recursos y el ordenamiento.

En el XII Taller de Cultivo de Conchas, Carmen Paniagua Chávez, investigadora del CICESE y responsable del Subsistema Nacional de Recursos Genéticos Acuáticos (SUBNARGENA), presentó el manual de crio preservación de moluscos bivalvos, y Jorge Cáceres Martínez, también investigador del CICESE, abordó en su charla la evolución en el diagnóstico de enfermedades en moluscos.

Además, investigadores del INAPESCA, de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, de la UABC, CETMar, CIBNOR y del Instituto de Acuacultura del Estado de Sonora (IAES), presentaron resultados en cuanto a desarrollos tecnológicos de varias especies de ostión y almejas, diagnósticos y clasificación sanitaria, estudio de anomalías cromosómicas en ostiones, así como las implicaciones de los florecimientos algales nocivos.

También hubo participación de productores (Litoral de B.C., Jóvenes Eco Pescadores, Abulones Cultivados, y de Ostricultores de Baja California), quienes comentaron sobre sistemas de cultivo de ostión, abulón, callo de hacha y almeja de sifón.

Fue organizado por el INAPESCA (instituto que este año celebra su 60 aniversario), el comité Pro Vino, el CICESE y el gobierno de Baja California a través de la Secretaría de Pesca y Acuacultura y del Comité Estatal de Sanidad Acuícola e Inocuidad.

En forma paralela y complementaria, ProVino está organizando en Ensenada el XXII Festival de las Conchas y el Vino Nuevo el 1 de mayo, un evento que brinda la oportunidad de probar ostión, mejillón, abulón y almejas en muestras culinarias preparadas por restaurantes regionales y producto fresco de los acuicultores participantes, a la vez que más de 70 casas vinícolas ofrecen sus vinos nuevos en variedades de blancos, rosados y tintos jóvenes.

Palabras clave: Cultivo de conchas, moluscos, vitivinicultores, INAPESCA

anterior