Ofrecen servicios de supercómputo a usuarios externos


Un clúster del Sistema de Laboratorios Especializados, en Ciencias de la Tierra


Ciencias del mar y de la Tierra

El clúster Lamb de supercómputo abrirá sus capacidades para ofrecer servicios a usuarios académicos externos que así lo requieran, quienes podrán correr sus programas de manera inmediata a un costo atractivo. Lamb fue adquirido en 2014 por el Centro Mexicano de Innovación en Energía Geotérmica (CeMIE-Geo) y ha ofrecido desde entonces servicios a usuarios internos, principalmente.

La historia de este clúster y la decisión de abrirlo a usuarios externos fue dada a conocer por Jonás D. De Basabe, quien estuvo a cargo de su compra e incorporación al Sistema de Laboratorios Especializados del CeMIE-Geo hace ocho años.

El doctor De Basabe se unió al Departamento de Sismología del CICESE en junio de 2010. Por necesidades de su línea de investigación (el modelado directo de propagación de ondas, es decir, el desarrollo y análisis de simulaciones numérica que propagan las ondas sísmicas en modelos complejos del subsuelo), adquirió un clúster muy pequeño en 2012 gracias a un proyecto de ciencia básica del CONACYT, pero era prácticamente para su uso personal.

Cuando se estructuró el CeMIE-Geo en 2014, propuso la compra de una supercomputadora que fuera más relevante y pudiera cubrir las necesidades que se avecinaban, integrando así el primer laboratorio de este nuevo centro que ofreció servicios a usuarios tanto del CeMIE como del CICESE.

A pesar de que se han ofertado servicios desde entonces, reconoce que no muchos investigadores y estudiantes saben que pueden tener acceso a esta infraestructura. Esto se ve reflejado en el tipo de usuarios que han tenido a lo largo de estos años: casi todos han sido estudiantes del posgrado en Ciencias de la Tierra o investigadores de esta división académica. Se han tenido también estudiantes y algunos investigadores del Departamento de Oceanografía Física, así como personal de las unidades foráneas del centro, principalmente de La Paz, B.C.S.

Aclaró que si bien en el CICESE hay bastantes grupos de investigación que requieren servicios de supercómputo o cómputo de alto desempeño (además de los megaproyectos -CIGoM, CeMIE-Geo, Metoceánico- hay usuarios que trabajan con modelación numérica, clima y pronóstico meteorológico, así como proyectos que involucran las ciencias ómicas, de bioinformática o de microscopía, entre muchos más), la mayoría cuenta con equipos propios.

El Centro de Datos y Sistemas de la Dirección de Telemática del CICESE, enumera siete clústeres activos hacia finales de 2021. Son Kanik, Chaman, Omica, Tlalli, Candela, Lamb y Tsunami, todos albergados en el llamado site de supercómputo. En conjunto, suman casi 4 mil 200 núcleos de procesamiento, lo que sitúa al CICESE en el top 5 de las instituciones nacionales en cuanto a equipamiento y la especialización de los servicios que soporta el Centro de Datos.

El clúster Lamb contribuye a esta infraestructura con 33 nodos de cómputo con un total de 964 núcleos o procesadores, 1.4 petabytes de RAM, y alrededor de 70 terabytes de almacenamiento. Cuenta además con conectividad Infiniband de 40 Gbps y un sistema de almacenamiento Lustre, de arquitectura escalable y distribución paralela. Los 33 nodos de cómputo se agrupan de la siguiente manera: 28 son Intel (procesadores Xeon) con 128 GB de RAM (4 de estos además tienen coprocesadores Xeon Phi), y 5 son AMD (Opteron) con 64 GB de RAM.

Las características detalladas del equipo, los costos para usuarios internos y externos, así como información adicional se puede consultar en http://lamb.cicese.mx. Sin embargo, por ser una pagina interna (está detrás de la pared de fuego), no puede ser consultada externamente. Los interesados deben solicitar primero información vía correo electrónico (lamb@cicese.mx) para tener acceso.

Según explicó Jonás De Basabe, el equipo está abierto a que usuarios del sector académico lo soliciten. Por lo pronto no se considera viable ofertarlo al sector industrial o privado porque podrían saturarlo fácilmente con sus requerimientos; sin embargo, instituciones como la UABC, la UNAM, el CETYS y otras de investigación y educación superior podrían aprovecharlo, al igual que investigadores y estudiantes de las otras divisiones académicas del CICESE.

La velocidad de la conectividad para tener acceso remoto a estos recursos no es una limitante, según consideró el doctor De Basabe. Sin embargo, “por cuestiones de seguridad y protección de datos, la supercomputadora está detrás de la pared de fuego. Si tuviéramos usuarios externos tendríamos que darles cuentas de VPN”. Vale la pena mencionar que el servicio “solo incluye el acceso a la supercomputadora, incluyendo una cuenta Lamb; no se incluye el desarrollo de software ni correr los programas. Es decir, no entramos en los detalles del problema a resolver ni validamos los resultados”, señaló.

Una ventaja del clúster Lamb es la disponibilidad, que se traduce en que no hay lista de espera para poder utilizarlo. “Normalmente en una supercomputadora solicitas recursos y hay lista de espera; en cuanto se desocupen los recursos, tú entras. En este caso la lista de espera es nula. Es como cuando llegas al banco y pasas directo a la caja. Siempre hay usuarios corriendo algo, pero en todo momento hay nodos disponibles. Por eso tenemos la capacidad para ofrecer el servicio a usuarios externos”.

Respecto a los costos de uso, indicó que están muy por abajo de lo que alguien pagaría por fuera. “Si vas a Amazon u otro proveedor, los costos están muy por arriba de lo que estamos cobrando aquí, porque se trata simplemente de un pequeño costo de recuperación. Cualquiera que esté familiarizado con pagar por supercómputo sabría que nuestros costos son lo suficientemente bajos y atractivos, sobre todo internamente, para usuarios del CICESE”.

Dijo también que si bien el clúster está albergado en el Centro de Datos de la Dirección de Telemática, el servicio se ofrece a través del Sistema de Laboratorios Especializados de la División de Ciencias de la Tierra. Sin embargo, se cuenta con el valioso apoyo de Julián Delgado Jiménez y José Lozano Risk, ambos del Departamento de Cómputo, de Telemática, así como de Sergio Arregui Ojeda, técnico adscrito a la División de Ciencias de la Tierra. Reiteró que los interesados en hacer una solicitud o consultar cualquier asunto del clúster deben enviar un correo a lamb@cicese.mx, donde se les proporcionará toda la información pertinente.

 

Palabras clave: Supercómputo, Lamb, clúster, Jonás de Basabe

anterior