Presentan Atlas de línea base ambiental del Golfo de México




Ciencias del mar y de la Tierra

El Atlas de línea base ambiental del Golfo de México, integrado por 11 tomos, más de 1,300 mapas, editado en versiones impresa y electrónica, de libre acceso y fácil comprensión a diversos públicos, es una obra sin precedentes en la historia de la oceanografía mexicana, ya que constituye una representación geográfica de las características físicas, químicas, biológicas y ecológicas de este ecosistema, centrándose en la Zona Económica Exclusiva de México.

Así lo expresó la Dra. Sharon Herzka Llona, supervisora editorial del atlas, investigadora del Departamento de Oceanografía Biológica del CICESE, y responsable de una de las cinco líneas de trabajo del Consorcio de Investigación del Golfo de México (CIGoM) que, al término de cinco años de trabajo, ofrece a la sociedad como uno de los productos entregables. Este atlas que fue presentado el 9 de diciembre en el Centro Cultural Santo Tomás, en Ensenada.

La presentación estuvo presidida, además de Sharon Herzka, por los doctores Oscar Sosa, Concepción García, Juan Carlos Herguera, Pedro Osuna y Horacio de la Cueva. El director general del CICESE, David Covarrubias Rosales, dio la bienvenida al evento y destacó el atlas como uno de los frutos del CIGOM, un grupo que representa un parteaguas en proyectos de investigación.

Una obra sin precedentes

El Atlas de línea base ambiental del Golfo de México integra el esfuerzo de investigación de más de 280 personas y 10 instituciones mexicanas que colaboraron a lo largo de 3 años y medio. La obra está dirigida a diversos públicos y escrita en un lenguaje no especializado; se trata de una edición de lujo, tamaño tabloide, con fotografías de Claudio Contreras Koob e ilustraciones originales que destacan por su gran riqueza visual.

Cada tomo se caracteriza por una estructura uniforme que consta de cuatro capítulos: Bases conceptuales del tema, Generación de datos y criterios cartográficos, Mapas y Referencias. Para adentrarse en las profundidades del Golfo de México y la propuesta editorial, incluye un libro de Introducción, y los 10 siguientes tomos titulados: I. Meteorología; II. Circulación oceánica y oleaje; III. Biogeoquímica y ecología (Parte 1. Hidrografía, biogeoquímica e imágenes de satélite; Parte 2. Comunidades marinas); IV. Hidrocarburos; V. Contaminantes, biomarcadores y bioindicadores en organismos; VI. Pastos marinos; VII. Hábitats críticos y hotspots de tortugas marinas; VIII. Zonas de alta agregación de cetáceos; IX. Hábitat potencial de peces pelágicos mayores, y X. Distribución de bacterias.

El atlas no sólo aporta al conocimiento de uno de los ecosistemas más importantes de México. Por su contenido, tiene aplicaciones potenciales en diversos sectores, como el energético, pesquero, de transporte, clima, conservación y manejo de recursos, investigación interdisciplinaria y protección civil.

Durante su intervención, el Dr. Juan Carlos Herguera, responsable técnico del CIGoM e investigador del CICESE, destacó la importancia de la obra, habló brevemente del tomo dedicado a la hidrografía, biogeoquímica e imágenes de satélite del Golfo de México y destacó la participación de las instituciones que específicamente colaboraron en su edición. “Los invito a conocerlo y consultarlo; es público, esperamos que sirva para seguir construyendo la oceanografía que necesitamos conocer para el desarrollo sustentable de nuestros mares”.

No es deseable, pero estamos preparados

Como comentarista de la obra editorial participó el Dr. Horacio de la Cueva, quien recordó que los accidentes por derrame de petróleo del Ixtoc I, en 1979, y de la plataforma Deepwater Horizon, en 2010, fueron detonantes que hicieron evidente la necesidad de conocer las afectaciones posibles por este tipo de derrames en aguas nacionales del Golfo de México, y generaron el fondo de investigación que dio vida al CIGoM. (He aquí el texto completo de Horacio de la Cueva.)

El también investigador del CICESE destacó el esfuerzo de académicos e instituciones que conforman el CIGoM y del cual han surgido innumerables artículos científicos, tesis, el desarrollo de equipo técnico, licencias, patentes, y esta obra editorial dirigida a todo público. No obstante, concluyó: “Queda un reto para todos. Un reto que esperemos nunca se dé. El Derrame. El reto que pondrá a prueba las capacidades de todo el equipo CIGoM para integrar todo lo que han aprendido y aprenderán para determinar el daño y sus consecuencias. Esperamos que nunca llegue, pero estamos preparados”.

Durante la presentación del atlas, todos los ponentes coincidieron en agradecer el financiamiento otorgado por el Fondo sectorial CONACYT-Secretaría de Energía-Hidrocarburos, y destacaron que establecer la línea base del Golfo de México es uno de los logros más trascendentales del CIGoM, ya que ahora el país cuenta con un conocimiento profundo de este gran ecosistema, y con una herramienta necesaria para evaluar las afectaciones generadas por derrames de petróleo y otros impactos naturales o antropogénicos.

El atlas puede consultarse libremente en este sitio, el cual ofrece acceso a todos los descargables: los 11 tomos completos en formato .pdf (baja y alta resolución), y a cada mapa en: png de baja resolución, pdf de alta resolución y metadatos.

De peces, cetáceos y oleaje

Durante su intervención, Oscar Sosa Nishizaki hizo una breve presentación del tomo Hábitat potencial de peces pelágicos mayores. Al integrarse el CIGoM, narró, su grupo de trabajo del Laboratorio de Ecología Pesquera del CICESE fue invitado para aportar información relacionada con las especies de megafauna marina que habitan el golfo, incluyendo los cetáceos: ballenas y delfines; tiburones; peces pelágicos mayores: atunes, pez espada y picudos. Aprovechando información ya existente sobre el golfo, trabajaron con los modelos de nicho ecológico ya que, dijo, son herramientas estadísticas que solo requieren de información sobre la presencia de las especies y una serie de variables ambientales para predecir su distribución potencial. Así se identificaron hotspots para 10 especies de pelágicos mayores y 14 especies de elasmobranquios.

Por su parte, María de la Concepción García Aguilar se refirió al tomo Zonas de alta agregación de cetáceos. Por su carisma, estas especies son importantes social, cultural e incluso políticamente y contribuyen a los programas de conservación. Pero también, por ser depredadores tope y poseer gran diversidad de hábitos tróficos, regulan los ecosistemas y participan en el flujo de nutrientes, lo cual es importante para el equilibrio del sistema marino. También trabajando con el modelo de nicho ecológico, generaron mapas espacialmente continuos. De las 19 especies de odontocetos que hay en el Golfo de México, pudieron modelar 11 especies e identificar hotspots, es decir, zonas de alta idoneidad para estas especies.

En su oportunidad, José Pedro Osuna Cañedo expuso acerca del tomo Circulación oceánica y oleaje, editado en conjunto por la UNAM y el CICESE. Tener un conocimiento amplio de las aguas que fluyen en el golfo y de los procesos que las afectan es importante por las diversas actividades económicas que se realizan ahí, como la pesca, el transporte de carga, la industria petrolera y el turismo, entre otras. Brevemente explicó cómo la circulación oceánica del Golfo de México está determinada por la corriente del Lazo y los remolinos que de ella se desprenden.

Palabras clave: Atlas, línea base, ambiental, golfo de México, CIGoM, Pemex

anterior