Investigación y divulgación científica: un estrecho entre dos océanos




Vinculación

La comunicación de la ciencia es poner en común el conocimiento científico, comunicarlo o  compartirlo con diversos públicos. El Dr. Luis Javier Plata Rosas, del Centro Universitario de la Costa de la Universidad de Guadalajara, compartió con la comunidad del CICESE el seminario “Investigación y divulgación científica: un estrecho entre dos océanos”. 

El objetivo de la charla fue contrastar la forma en que somos educados en ciencia, con respecto a las necesidades que tenemos de comunicarnos con quienes no tuvieron una formación científica. Y cómo, a veces, el lenguaje o la forma en que se redacta obstaculiza la interacción entre públicos.  

La primera pregunta que lanzó Plata Rosas es reflexionar en torno a ¿cómo se ha comunicado la ciencia históricamente en ambientes científicos?

Recordó que en 1665  Philosophical Transactions de la Royal Society, fue la primera revista científica, históricamente registrada.

“En la revista Philosophical Transactions, durante los siglos XVII y XVIII, tenían una manera de escribir como cartas, una redacción más cotidiana. Hacia 1775-1825 comenzaron a tener publicaciones de tipo ensayos, con mayores protagonismos de quienes estaban haciendo las experimentaciones, daban mayor énfasis a explicar la validación de hipótesis con descripciones más detalladas y precisas”, compartió Plata. 

Para 1870 la revista ya incluía imágenes, gráficas y tablas. Las publicaciones eran cada vez más especializadas y el énfasis durante este periodo fue en las discusiones y resultados. Plata comparte que en 1900 el uso de la voz pasiva se hizo presente; ello –indica Plata-  ha lastrado retóricamente a los escritos científicos. 

 

 

El Dr. Plata explicó que la historia de la ciencia nos dice que, además de la Philosophical Transactions, las Memorias de la Academia de Ciencias de Francia tuvieron una gran influencia en los artículos científicos publicados en el Siglo XVIII, debido al estilo narrativo. Sin embargo, este estilo se fue abandonando y se privilegió al de tipo expositivo.  

“La revista PLOS ONE publicó un artículo donde veía la frecuencia de citas de trabajos de cambio climático con estilo narrativo. Se analizaron 732 resúmenes científicos de esta línea de investigación; los que usaban un estilo narrativo eran los citados con mayor frecuencia, por lo tanto concluyeron que este estilo hacía que la literatura científica llegará más allá de la difusión entre pares”.

 

 

¡Inspiración!

Una buena manera de inspirarnos –comparte Plata- es leyendo autobiografías de personajes. En estos libros se puede identificar con mayor facilidad el estilo narrativo. 

Algunas recomendaciones que comparte Plata son: “Gracias a la vida” de Jane Goodall; “Lab girl” de Hope Jahren; “Los primeros años, mis primeras aventuras en el planeta Tierra” del astronauta  Franklin Ramón Chang-Díaz, “Asimov” de Isaac Asimov, entre otras grandes historias. 

 

 

“Otra forma para buscar inspiración es leer divulgación mediante una narración histórico ficticia. Como el famoso libro de “Cazadores de microbios” de Paul de Kruif, que gracias a su narrativa muchísima gente leyó” compartió Plata Rosas. 

La fantasía científica y la ciencia ficción son vías para inspirarse y aprender de grandes escritores y escritoras. 

Ana María Sánchez Mora, define a la divulgación como una “labor multidisciplinaria cuyo objetivo es comunicar, utilizando diversos medios, el conocimiento científico a distintos públicos voluntarios, recreando ese conocimiento con fidelidad y contextualizándolo para hacerlo accesible”. 

El Dr. Plata recuerda ese factor importante de que la divulgación es una actividad voluntaria, a diferencia de las lecturas de algunos artículos científicos. 

Podemos encontrar productos de divulgación científica en diarios y revistas, tales como ¿Cómo ves?, Algarabia, o Muy Interesante…

Los medios sociodigitales y el cine también son medios donde podemos encontrar productos de divulgación de calidad. 

Luis Estrada, físico pionero de la divulgación de la ciencia en México, respondía cuando le preguntaban que “¿Quién podía divulgar la ciencia?”, él respondía “Quien la haga bien” y hacerla bien es pensar en el público, contextualizar la información, estar informados del tema que se comparte y -agrega Plata- utilizar un estilo narrativo.

El Dr. Plata compartió sus redes sociales para quien guste comunicarse con él FB/Luis Javier Plata Rosas 

 

 

Palabras clave: divulgación, Javier Plata, publicaciones

anterior