15 años de Microbiología: un recorrido exitoso


Investigación, entusiasmo y otros factores de éxito



Ciencias de la vida

Además de hacer ciencia de primera, algo que caracteriza al Departamento de Microbiología del CICESE es su entusiasmo. Para conmemorar los primeros 15 años de trabajo, los investigadores se reunieron con estudiantes de posgrado y personal administrativo para relatar eventos significativos, como los primeros esfuerzos para consolidar el departamento y los logros que los han llevado al reconocimiento internacional.

Actualmente es un departamento consolidado por el trabajo de ocho investigadores y una matrícula fuerte de estudiantes de posgrado y posdoctorantes. A cuatro de sus investigadores  recientemente les otorgaron el “Premio B.O. Dodge” por sus investigaciones sobresalientes sobre el hongo Neurospora crassa, uno de los máximos reconocimientos dentro de la Microbiología.

El Departamento de Microbiología nació a través de las oportunidades de jubilación y repatriación del Dr. Salomón Bartnicki, actualmente reconocido como el primer Investigador Emérito en la historia del CICESE. Después de una vida académica en la Universidad de California Riverside con grandes logros en la microbiología, el Dr. Bartnicki decidió jubilarse y, aunque tenía la oportunidad de seguir trabajando como profesor emérito de esa universidad, su interés era regresar a México para formar un grupo especializado en esta área académica, con lugar para seis investigadores.

De 1995 al 2000 se dedicó a gestionar su objetivo: se reunió con los directivos del CONACYT y aprobaron la iniciativa, a través de su programa de repatriación, con un millón de dólares para adquirir equipo especializado. Tocó puertas en el INECOL y el CINVESTAV Irapuato, pero fue el CICESE quien lo recibió, cuando el Dr. Javier Mendieta Jiménez era el director del centro.

Para 2003 se crea la Unidad de Biología Experimental y Aplicada con tres departamentos académicos: Biotecnología Marina, Biología de la Conservación y Microbiología. Para 2006 se convierte en la División de Biología Experimental y Aplicada. Era la primera vez, en poco más de 30 años, que se creaba una nueva división dentro del CICESE.

Las actividades en Microbiología iniciaron con los doctores Salomón Bartnicki García, Ernestina Castro Longoria y Rosa Mouriño Pérez. El resto del equipo se incorporó poco a poco: Meritxell Riquelme Pérez, Rufina Hernández Martínez, Diana Garibo Ruiz y en 2018 llegaron los investigadores más recientes: Jimena Carrillo Tripp y Edgardo Sepúlveda Sánchez Hidalgo.

Los primeros cuatro años de trabajo los vivieron en una pequeña casa móvil, ubicada frente al estacionamiento de la Dirección General del CICESE. “Al iniciar el departamento, lo que sobraba era el entusiasmo de la gente”, compartió la Dra. Rosa Mouriño. Para 2007 pudieron reubicar su equipo y sus experiencias al edificio de la DBEA donde hasta ahora se encuentran. La investigadora Meritxell Riquelme, actual jefa de departamento, coincidió con el resto del equipo al decir que es un honor y un orgullo pertenecer a él.

Después de 15 años de trabajo, el Dr. Salomón Bartnicki rescató cinco factores clave que describen el éxito del Departamento de Microbiología: 1) los investigadores talentosos y delicados, 2) la disponibilidad de alumnos competentes, quienes tienen la gran ventaja (ante países como EEUU, donde es un gran problema los altos costos de los programas y las pocas becas disponibles) de contar con un apoyo automático del CONACYT al ingresar al posgrado, 3) la cooperación internacional con colegas de EEUU y Alemania, 4) contar con equipo de vanguardia y el financiamiento adecuado, y 5) la bondad de Neurospora crassa, pues este hongo se presta fácilmente para hacer manipulaciones tanto moleculares como de microscopía. Por ello, han podido estudiar el crecimiento apical, el citoesqueleto, la localización de enzimas, el ritmo circadiano, entre muchos otros temas.

Sobre esta especie, el cuerpo académico de este departamento ha publicado 52 artículos y graduado a 20 maestrías y 8 doctorados, por sus respectivas tesis.

Ciencia con paciencia

Y a pesar de las dificultades del inicio, ahora es considerado el mejor grupo de investigación que estudia Neurospora crassa. Prueba de esto es el “Premio B. O. Dodge 2018”. “Indudablemente, es uno de los momentos más sobresalientes de mi vida y de mis colegas, lo tienen bien merecido. Es una labor que vieron cómo empezó, en condiciones muy rudimentarias, pero llegaron a la cima a pesar de todo. Eso es lo maravilloso”, dijo Salomón Bartnicki.

Recuerdan casi cuatro años de trabajo en esa casa móvil, y después de 5 años no tenían un trabajo 100% del CICESE porque trabajaban de manera precaria, tratando de hacer milagros. “Apenas cabía el equipo. Esa es la desgracia de México, que hay que esperar mucho tiempo para hacer las cosas. Y en ciencia la espera es fatal porque hay mucha competencia internacional. La inversión se pierde”, agregó.

Otra de las cosas que destacó es la calidad de las publicaciones, pues por su novedad y su calidad las han escogido para ilustrar las portadas de las revistas en el campo. “Eso es motivo de mucha satisfacción”.

Cuando abordó ¿qué es lo que sigue?, dijo: “Expandirse a las ciencias agrícolas. La prioridad era establecer un departamento de microbiología básica, fundamental. Demostrar que podemos hacer ciencia de primera, eso ya lo demostramos.

“Segundo objetivo: aplicar la ciencia. El futuro que veo es aplicar la microbiología y los conocimientos en esta área hacia las ciencias agrícolas, donde hay una falta muy grande en Baja California. Tenemos un grupo de fitopatología con los doctores Rufina, Jimena y Edgardo.

“Y tercero, aprovechar nuestra vecindad con la UC y hacer un consorcio internacional. Yo lo veo en el futuro de nuestro departamento”, precisó.

Durante la reunión, los investigadores agradecieron a Miriam Álvarez y Ruth Eaton (quien estuvo encargada de las becas y apoyo a los estudiantes), y recordaron al investigador Juan Manuel González Prieto, quien falleció recientemente. Gracias a la ayuda que otorgó al iniciar el departamento, el trabajo se impulsó rápidamente, reconoció la Dra. Rosa Mouriño. Además, juntos organizaron los seminarios académicos que todavía se realizan, para discutir temas selectos de microbiología.

Tan solo en 2018, este departamento realizó el Congreso de Microbiología Agrícola; publicó 13 artículos en revistas especializadas; se aprobó la incorporación del Laboratorio de Microbiología (como la Unidad CICESE) al Laboratorio Nacional de Microscopía Avanzada; participaron en distintos congresos internacionales, así como en “La Noche de las Ciencias”, la casa abierta del CICESE-UABC-UNAM, una actividad de comunicación pública de la ciencia.

Finalmente, el Dr. Bartnicki agradeció la colaboración y el amor que le han tenido a este departamento.

Palabras clave: microbiología, Neurospora, aniversario, Bartnicki

anterior