Los centros de investigación deberían generar recursos: José Luis Nuño, director de UNIMA


Firman convenio de licenciamiento para desarrollar pruebas de diagnóstico



Ciencias de la vida

Luego de señalar que el avance de la ciencia y tecnología en México no puede depender de los vaivenes de los presupuestos federales, José Luis Nuño, director de UNIMA, la principal empresa de tecnología de diagnóstico rápido y de bajo costo en México, consideró que para generar más tecnología, aumentar las plazas para nuevos investigadores y mejorar su infraestructura, los centros de investigación deberían generar recursos vía la comercialización de tecnología, siguiendo el esquema de las universidades en los países más desarrollados.

Esto lo señaló durante la firma de un nuevo convenio de licenciamiento que les permitirá aprovechar una tecnología patentada por el CICESE para desarrollar, por primera vez, aplicaciones en humanos, específicamente pruebas de diagnóstico de enfermedades.

Acompañado por el Dr. Guido Marinone Moschetto, director general del CICESE, José Luis Nuño consideró que desde 2011 UNIMA mantiene una relación muy productiva con este centro de investigación.

Empezó cuando solicitaron desarrollar una técnica para diagnosticar tuberculosis bovina utilizando anticuerpos de tiburón cornudo (Heterodontus francisci). “Fue exitosa, entonces nosotros cambiamos la tecnología a un dispositivo sólido que empezamos a probar, y de ahí salió el siguiente paso que fue hacer una prueba para influenza aviar. Y de aquí sale el paso que estamos dando hacia el área de salud”.

Esta historia se basa en un convenio general de colaboración, dos convenios adicionales para desarrollar proyectos de investigación específicos y un contrato de licencia de explotación de derechos, signados en 2011 (dos de ellos), 2012 y 2015.

El convenio de licenciamiento firmado el 7 de septiembre permite a UNIMA el uso de una tecnología denominada “Proteína acarreadora de antígenos para detección de patógenos por medio de hemoaglutinación, proveniente de Heterodontus francisci”, que es el resultado de muchos años de trabajo del investigador Alexei Licea Navarro y su equipo en el Departamento de Innovación Biomédica del CICESE.

Sobre la relación que han establecido con este centro dijo que ha sido muy enriquecedora y abierta. “Siempre han estado abiertos a que probemos cosas diferentes, a experimentar aún fuera de lo que originalmente estábamos considerando dentro del proyecto. (…) No solamente lo provechoso para nosotros ha sido la colaboración en la parte del desarrollo de la tecnología; el CICESE también nos ha apoyado mucho con todo el conocimiento que tienen de protección intelectual, (y las) conexiones tanto con el gobierno del estado de Baja California como con otras instituciones como la UABC.

Dijo que UNIMA colabora con centros y universidades tanto de México (CIATEJ, ITESO, UNAM) como del extranjero (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Kenia y Ghana), y reconoció: “De forma general, las organizaciones en Estados Unidos tienen una dinámica mucho más hacia la transferencia, hacia el aprovechamiento del conocimiento. En México no es fácil encontrar un centro que trabaje como el CICESE; es de los muy pocos que realmente están abiertos a trabajar de esa forma, lo cual lo hace único a nivel nacional.

“En el resto de los centros generalmente es más complicado: los procesos tardan meses (para firmar un convenio de colaboración); generalmente es más sobre las líneas que ya están trazadas en el centro que sobre los intereses que tiene la empresa en colaborar con la institución. Sí hay diferencias, pero creo que el trabajo que está haciendo el CICESE es mucho más a como se está trabajando fuera del país, en organizaciones como Harvard, como el MIT, como Stanford”.

Del trabajo hecho con el CICESE, dijo que actualmente excede los límites de México. “Como resultado de este proyecto de transferencia para salud humana (de diagnóstico utilizando anticuerpos de tiburón), desarrollamos una prueba clínica de diagnóstico para tuberculosis y VIH que incluso ya se probó en África. Está por pasar en cualquier momento por el proceso regulatorio en México para tenerlo en el mercado, (…) demostrando así que la tecnología mexicana tiene la posibilidad de crear un impacto tecnológico y social grande”.

Respecto al costo y efectividad de estas pruebas, indicó que desde el inicio se propusieron ponerla en el mercado a un dólar por prueba, por enfermedad. De esta manera, consideró que el Sistema Nacional de Salud puede incrementar el número de pruebas de tuberculosis a nivel nacional y alcanzar mayor cobertura. Además, los resultados de pruebas clínicas hasta el momento indican una sensitividad (efectividad) de 96 por ciento para tuberculosis, que es superior a las otras pruebas que hay en el mercado. Para VIH es de 98 por ciento, similar al de la prueba de laboratorio.

Esta eficiencia y que tome solamente 15 minutos tener el resultado, permitiría aumentar la cobertura y hacer mucho más eficientes los costos para el propio sistema de salud.

Respecto al potencial que tienen otras áreas de investigación del CICESE para generar tecnología y transferirla, el Dr. Guido Marinone destacó el estudio para desarrollar un fármaco que, aplicado como gotas en los ojos, busca combatir el glaucoma degenerativo provocado por la diabetes.

En otras áreas se está incursionando en el desarrollo de instrumentación para mediciones oceanográficas; en el control de enfermedades (como la mancha blanca en camarones) en cultivos acuícolas utilizando bacterias, así como en el desarrollo de software y tecnologías de información y comunicación (TIC).

En otras áreas de investigación hay avances y el potencial es grande; por ello el CICESE desarrolla investigación aplicada en muchos sentidos, pero no en el nivel que se ha alcanzando con biomedicina, una área a la que calificó como parteaguas pues algunos proyectos ya están generando recursos a la institución.

Sin embargo, remarcó que la investigación básica se debe cuidar y seguir haciendo, pues sustenta el conocimiento profundo y de frontera en los proyectos.

De éstos, dijo que muchos inciden y apoyan a los distintos sectores de la sociedad, y así la retribuyen. No todo es hacer negocio, dijo refiriéndose al proyecto que motivó este convenio de licenciamiento con UNIMA, ni el CICESE tiene esto como objetivo, pero sí consideró importante el ingreso de recursos por este concepto, pues complementa el presupuesto destinado a la investigación.

“Estamos en una época bastante difícil; los recursos fiscales han disminuido y las necesidades de investigación y formación de recursos humanos no solamente se mantienen, sino que aumentan. Con el dinero del gobierno no se puede hacer todo. Esta es una manera de avanzar en la investigación y de allegarnos recursos asociándonos con compañías que también están desarrollando cosas que benefician, en este caso particular, al sector salud”.

En esto coincidió José Luis Nuño al señalar la importancia de que “los centros de investigación se hagan de recursos de esta forma, porque para que la ciencia y tecnología avance en México no puede depender de los vaivenes de los presupuestos federales.

“En países más desarrollados como Estados Unidos, la mayor parte de los recursos vienen del sector privado. Universidades como Harvard, MIT, Stanford, mucho del dinero que está entrando viene a partir de la comercialización de la tecnología, y eso hace que se pueda reinvertir (…) para generar más tecnología, para aumentar las plazas para nuevos investigadores, para jóvenes investigadores, para mejorar la infraestructura. Creo que es una estrategia que la mayoría de los centros debería seguir para poder seguir creciendo”.

 

 

Palabras clave: UNIMA, convenio, licenciamiento, José Luis Nuño

anterior