¿Dónde quedó la arena? - Termina estudio sobre línea de costa en Cabo Pulmo




Ciencias del mar y de la Tierra

Un estudio hecho en el parque nacional Cabo Pulmo, en Baja California Sur, por personal de la Unidad La Paz (ULP) del CICESE, concluye que hay escasez de arena para sus playas, pues los aportes significativos en este sitio solamente ocurren cuando hay lluvias extraordinarias.

Esto, que pudiera ser una ventaja para el arrecife coralino que ahí existe, el más norteño en esta región del Pacífico y único por las comunidades biológicas que sustenta y sus características fisiográficas, afecta el atractivo del parque, pues las playas son factor importante para la economía local y deben ser cuidadas, toda vez que son un recurso extremadamente raro en la región.

Por ello, el estudio recomienda evitar las prácticas que fomenten la erosión de la duna o de la playa; cambiar el sitio de tránsito de embarcaciones frente al poblado; evitar la construcción de muros de protección que obstruyan el transporte de litoral normal, e implementar medidas de mitigación que permitan recuperar gradualmente parte de la arena disponible que se localizó bajo la superficie del mar, atrás de la rompiente, la cual fue depositada ahí por eventos de oleaje extremo.

El “Estudio de línea de costa del parque nacional Cabo Pulmo” fue liderado por el Dr. Armando Trasviña Castro, investigador del grupo de Oceanografía Tropical de la ULP del CICESE, y forma parte del trabajo que él y sus colaboradores han venido realizando en el Laboratorio de sensores remotos y vehículos autónomos no tripulados (SERVANT) desde su inauguración, en marzo de 2016 (ver nota).

Como primeros resultados presentaron la tesis que elaboró Daleth M. Carlos Trasviña para obtener el título de bióloga marina en la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) en marzo de 2017, así como el informe final del proyecto sobre línea de costa, el cual surgió como propuesta de trabajo a partir de una observación que lugareños e investigadores notaron en 2015.

Resulta que ese año una buena porción de playa del parque nacional Cabo Pulmo desapareció en tan solo unos meses, al igual que una duna de arena adyacente, con todo y vegetación. La pregunta fue entonces: ¿por qué sucedió esto? (ver reportaje multimedia)

Haciendo uso de sensores, boyas y la tradicional instrumentación oceanográfica, el Dr. Armando Trasviña había estudiado previamente la dinámica costera y observado la estructura de las corrientes en la parte sur del Golfo de California. Pero la zona costera frente a Cabo Pulmo tiene características únicas por la influencia que ejercen tanto el golfo como la Corriente de California. Esto es, por la manera como alternan aquí las aguas superficiales del golfo con las tropicales que provienen del sur, pero también los pulsos de agua fría que se introducen desde la costa del Pacífico.

Estaba claro que se necesitaba nuevas herramientas para estudiar la dinámica costera en esta zona, y qué mejor que monitorear la línea de costa mediante fotogrametría; es decir, generando mapas y modelos de elevación digital de superficie y terreno por medio de fotografías aéreas de baja altura captadas con drones.

Así, se estructuró un proyecto para realizar vuelos en cinco playas del parque (Las Barracas, El Cerrito, el poblado, Las Tinajas y El Arbolito), de marzo de 2016 a marzo de 2017, cubriendo 12 visitas en total.

Como vehículo autónomo no tripulado se utilizó un dron Inspire 1, de cuatro rotores, equipado con una cámara estabilizada de 12 megapixeles de resolución y GPS integrado. Las fotografías fueron procesadas con software de aerofotogrametría para generar orto fotos (mosaicos geo-referenciados) y modelos digitales de elevación. Se colocaron en el suelo cruces de madera de 2m de longitud pintadas de amarillo a manera de puntos de control en tierra (PCT), ubicando con precisión de 1cm su geo-referencia mediante GPS diferencial. De esta manera se pudo cuantificar y medir erosión y acreción de arena en las secciones de línea de costa donde se tuvieron estos PCT. En el resto de la línea de costa el equipo de trabajo hizo comparaciones cualitativas y generaron visualizaciones para entender el flujo litoral de arena.

El estudio concluye que “dentro del Parque Nacional Cabo Pulmo hay escasez de arena para las playas. La cuenca hidrológica no aporte de manera significativa, excepto en eventos extraordinarios de lluvia. Estos eventos no han ocurrido en años recientes y el parque está experimentando una pérdida gradual de la arena de sus playas.”

Además, se concluye que el movimiento de arena está determinado por el oleaje dominante. El transporte litoral en la mayor parte se dirige hacia el sur, todo el año. “Solo al norte del poblado encontramos evidencia de transporte hacia el norte, en algunos meses de otoño e invierno, sin embargo esta es una de las playas con menos arena en todo el litoral y no representa una pérdida significativa.”

También comprobaron que existe un ciclo estacional de arena. En verano las playas tienden a ser más angostas y en otoño e invierno crecen de grosor, siendo la playa frente al poblado la que muestra una zona de cambios estacionales relativamente importantes. “Esto sucede, parcialmente, a expensas de la duna del poblado que en este período perdió volumen de forma muy importante”.

Respecto al impacto de las actividades humanas, concluyen que “la construcción de muros de protección ha tenido un impacto en la playa. En todos los casos podemos asociar la presencia de un muro con la erosión de la playa, o con la disminución de su grosor”.

Sobre la disminución de arena, el Dr. Armando Trasviña y sus colaboradores señalan que debe considerarse como una ventaja, pues los fondos rocosos son necesarios para la fijación del coral. “Si los aportes de arena crecen de manera súbita, el arrecife y toda su biodiversidad de organismos sufrirían”.

Esto es de particular importancia pues la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), citando a varios autores (Durhamm, Squires, Brusca y Thomson, y Reyes Bonilla) establece que “Cabo Pulmo es el único ecosistema de arrecife coralino en el Golfo de California y como tal, representa un tipo particular de hábitat, de procesos ecológicos, de comunidades biológicas y de características fisiográficas; situación que le confiere no sólo una importancia regional, sino una gran relevancia en el ámbito mundial. Se trata del arrecife coralino que tiene la ubicación más septentrional en el Pacífico Este y es, actualmente, uno de los de mayor cobertura coralina”.

Sin embargo, la otra cara de la moneda indica que las playas forman parte del atractivo natural del sitio y son un factor importante para la economía local. Consecuentemente, deben ser cuidadas como un recurso extremadamente raro en la región.

Sugieren, por lo tanto, evitar las prácticas que fomenten la erosión de la duna o de la playa. Tomando en consideración que el tráfico de lanchas y vehículos sobre la playa del poblado contribuye a esta erosión, recomiendan construir un embarcadero a pocos kilómetros al norte, en las playas rocosas de El Cerrito.

Finalmente señalan que “hay arena disponible bajo la superficie del mar atrás de la rompiente, donde la depositan los eventos de oleaje extremo. Esto permite pensar en implementar medidas de mitigación que permitan recuperar gradualmente parte de esta arena para las playas. El problema es agudo frente al poblado y en Las Barracas, donde se perdió arena por la construcción de muros de protección. Esto debe hacerse sin obstruir el transporte litoral normal. Existen soluciones de retención de arena, pero deben diseñarse para el sitio, no deben ser soluciones improvisadas a riesgo de empeorar el problema”.

El Dr. Armando Trasviña anunció que a partir de julio de 2017 contarán con un par de proyectos nuevos en este parque nacional, ambos apoyados por la SEMARNAT, una vez que se hayan firmado los convenios respectivos.

 

Palabras clave: Cabo Pulmo, SERVANT, Armando Trasviña, drones

anterior