BiteMap: mapa global revela cómo las redes tróficas marinas pueden cambiar con el clima




Ciencias del mar y de la Tierra

Un equipo internacional de científicos, entre ellos egresados del posgrado en Ecología Marina del CICESE, esbozó el primer BiteMap global que muestra dónde son más activos los depredadores de mediano tamaño en el océano. 

Pescando con cebos de calamar seco denominados squid pops, descubrieron que el aumento de la temperatura puede moldear a comunidades enteras de depredadores y tener impactos potenciales hacia la base de la red trófica. 

Mientras que las temperaturas más cálidas generalmente aumentan la frecuencia de las actividades de los animales, como comer, los investigadores apenas comienzan a comprender lo que esos cambios implican para los ecosistemas marinos en su conjunto.

El estudio fue publicado el 26 de octubre en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). Dicho proyecto fue dirigido por el Marine Global Earth Observatory (MarineGEO), con sede en el Smithsonian Environmental Research Center en Estados Unidos. 

Los egresados del posgrado en Ecología Marina que participaron en el estudio y en la coautoría de la publicación, son los doctores Pablo Jorgensen, ahora investigador independiente, y Clara M. Hereu, docente de la UABC y posdoctorante en el CICESE. 

“Nuestra relación con el proyecto, que derivó en el artículo publicado en PNAS, surgió unos años antes de que este iniciara. Comenzó en 2014 cuando nos integramos al Zostera Experimental Network, ZEN, una red de investigadores de distintos países coordinada por Emmett Duffy, director del programa del MarineGEO del Smithsonian.

La red se componía básicamente de biólogas y biólogos con interés en la ecología de praderas de zostera marina, con una sólida formación experimental y la convicción de que pequeños animales asociados a las praderas pueden afectar el equilibrio del ecosistemas”, compartieron Clara Hereu y Pablo Jorgensen. 

Para desarrollar el BiteMap y atraer a los peces y cangrejos, el equipo de trabajo utilizó los squid pops, una especie de paleta de carne seca de calamar atada a una estaca.

Dichas paletas de calamar fueron ubicadas en cada sitio de observación, que incluyó praderas de pastos marinos y planicies de lodo sumergidas. El monitoreo constó de ir al sitio al día siguiente y contar cuántas se habían comido. 

Para conocer los tipos de peces y cangrejos presentes en la ubicación, se utilizaron redes playeras en 30 de los sitios y cámaras de video en 14 de ellos.

El mapa abarcó 42 sitios subacuáticos de cuatro continentes. Los sitios cubrieron desde el extremo sur de Australia hasta el norte de Noruega, justo dentro del círculo polar ártico. La exploración del intervalo norte-sur permitió al equipo de trabajo cubrir la mayor parte del intervalo global de temperatura del mar. Esto, a su vez, les permitió examinar cómo el cambio climático podría moldear a las redes tróficas marinas en el futuro.

           

 

El equipo de trabajo indicó que los resultados no fueron los esperados, pues se pensó que observarían una mayor actividad de los depredadores cerca del ecuador, donde las temperaturas son más cálidas.

Observaron la menor actividad de alimentación en las aguas más frías alrededor de los polos. También descubrieron que la depredación no alcanzó su punto máximo cerca del ecuador sino a latitudes intermedias, en los subtrópicos. 

 

"En Italia, Corea, Baja California, Carolina del Norte y Australia, los peces comieron en promedio más paletas de calamar por hora que en sitios tropicales del Caribe mexicano, Panamá e India", compartió Hereu.

Aunque las paletas de calamar desaparecieron más rápido en aguas cálidas, la temperatura también influyó en los tipos de depredadores presentes en cada sitio. Los peces como los sargos, pajaritos y los roncadores fueron algunos de los animales más comunes capturados por la cámara al morder squid pops. 

Estos peces casi no fueron observados cuando los científicos estudiaron los sitios más calientes cerca del ecuador. Es decir, las aguas cálidas no sólo aumentaron el apetito sino que alteraron la biodiversidad.

El equipo de MarineGEO espera expandir el BiteMap de la depredación marina al resto de las costas del mundo. Están especialmente interesados en averiguar por qué en las costas subtropicales existe una mayor voracidad de estos peces y cangrejos de mediano tamaño.

Jorgensen y Hereu compartieron que “la interacción con el equipo del ZEN y MarineGeo fue increíblemente enriquecedora, productiva y diversa, abarcando temas como la conservación de especies de aves que se alimentan del pasto marino, las defensas de la planta contra la herbivoría y la capacidad de las praderas de capturar carbono azul, entre otros”. 

Con información de http://newsdesk.si.edu El artículo lo puede visitar encontrar en el siguiente enlace:  https://bit.ly/3mB14sY 

 

Palabras clave: MarineGeo, BiteMap, egresados, Pablo Jorgensen, Clara Hereu

anterior