La complejidad del Golfo de México desde las Californias


Egresado del CICESE comparte sus experiencias de vida y laborales



Ciencias del mar y de la Tierra

Heriberto Vázquez egresó del doctorado en Oceanografía Física del CICESE en 2011. Actualmente trabaja como investigador asistente de proyectos en el Departamento de Clima, Atmósfera y Oceanografía Física del Instituto de Oceanografía Scripps, de la Universidad de California en San Diego. Comparte los proyectos en los que participa, las experiencias que tiene por trabajar en el extranjero y lo significativo que fue para él estudiar en el CICESE.

El Golfo de México se caracteriza por ser un sistema complicado. La corriente de Lazo que entra por el Canal de Yucatán se caracteriza por la variabilidad e intensidad de su movimiento; al entrar, en ocasiones bordea Cuba y sale por el Estrecho de Florida, pero en otros momentos llega a enrollarse en sí misma, formando un remolino que se desprende de la corriente y viaja al oeste del golfo. Estas características no tienen una periodicidad clara, tampoco una región fija donde la corriente se corte para liberar el remolino (además que en algunas ocasiones el remolino se vuelve a unir a la corriente); todo esto hace que la predicción de su circulación sea un proceso muy complejo.

Los esfuerzos de la comunidad científica por predecir el comportamiento del Golfo de México a partir de la modelación numérica, datan en décadas, con múltiples objetivos, pero entre los principales y más recientes está predecir escenarios de contingencia en caso de presentarse un derrame de hidrocarburos, y prevenir desastres en las poblaciones humanas cuando se presentan fenómenos naturales como los huracanes, para los cuales el agua cálida de la corriente de Lazo y de los remolinos liberados por ésta sirve como fuente de energía.

En el caso del CICESE, los estudios oceanográficos del golfo, particularmente de correntometría profunda en el Canal de Yucatán, comenzaron a mediados de la década de los noventa con el grupo Canek, cuyos integrantes (investigadores todos del Departamento de Oceanografía Física del CICESE, liderados por Antonio Badán -qepd-) establecieron las bases del ahora Consorcio de Investigación del Golfo de México, conformado por 11 instituciones mexicanas y extranjeras.

Los trabajos que Heriberto Vázquez ha tenido desde que egresó del CICESE se relacionan con tratar de entender la circulación del Golfo de México y ha mantenido, por ello, una vinculación estrecha con el CICESE.

Elevación del nivel del mar

Los proyectos de Scripps en los que participa se dividen en dos grupos: modelación numérica del Golfo de México y tomografía acústica del océano.

La modelación numérica busca simular, hasta cierto punto, las características del golfo para predecir cuándo sucederán, con qué intensidad y en qué formas. “Aquí en Scripps estamos tratando este problema desde dos frentes. El primero, haciendo estudios de sensibilidad en el Golfo de México, tratando de establecer las posibles fuentes de variabilidad que afectan la separación de los remolinos de la corriente. Hasta el momento se sabe que este es un proceso multifactorial; sin embargo, estamos tratando de cuantificar qué proceso sería el más importante, de manera que podamos definir en dónde y en qué variable nos tenemos que fijar para hacer una buena predicción”, compartió.

En el segundo frente trabajan en estrecha colaboración con el grupo Canek del CICESE para realizar la asimilación de datos, ya sea tomados por satélite o por instrumentos a distintas profundidades, y así estudiar el impacto que éstos tienen en la definición de la circulación y en la predicción que se hace. El trabajo se enfoca a determinar qué y dónde deben realizarse mediciones para hacer una buena predicción del sistema.

Por otro lado, Heriberto Vázquez está involucrado en proyectos de acústica del océano, en los que utiliza técnicas inversas para que, a partir de medidas de sonido con fuentes controladas (y diseñadas con tal propósito) o con ruido presente en el océano generado por fuentes no controladas, sea posible estimar la distribución de densidad en un volumen de agua.

Trayectorias de sonido

“La implementación de estas técnicas es emocionante, pues primero se tiene que hacer un análisis de datos exhaustivo para únicamente dejar la parte de la señal que contiene la mayor cantidad de información. Después se tiene que hacer una proyección de esta señal en todas y cada una de las partes del modelo propuesto, las cuales explican todas las variaciones de densidad en el océano”, mencionó.

Dijo que la falta de observaciones es uno de los problemas más comunes al que se enfrenta la comunidad científica para explicar la naturaleza; esto es particularmente cierto en el océano, debido a las dimensiones, las diferentes escalas de variabilidad, la dificultad de obtener las observaciones y los costos. Por ello, el uso de ondas acústicas para hacer observaciones del océano ayuda a obtener información detallada de un volumen de agua y su evolución en el tiempo; además utilizar ondas de sonido con diferentes frecuencias otorga la libertad para “jugar” con el tipo de escalas que se quieren resolver. Las ondas crean una tomografía acústica del océano, similar a la tomografía utilizada en medicina para hacer imágenes tridimensionales del interior del cuerpo del ser humano; en esa aplicación se utilizan rayos x, mientras que en la tomografía acústica se utilizan ondas de sonido. Estos datos pueden utilizarse para mejorar las estimaciones de los modelos numéricos por medio de la asimilación.

- TODoS@CICESE: ¿Consideras que el posgrado del CICESE te dio herramientas valiosas para seguir un camino en la investigación científica?

Heriberto Vázquez: “El CICESE es uno de los principales centros de investigación de Latinoamérica y es reconocido a nivel internacional. La gente que trabaja en el CICESE es parte de una comunidad de investigadores que brindan dedicación y tiempo a sus alumnos.

“Creo que el Departamento de Oceanografía Física ofrece una educación de alta calidad y proporciona herramientas claves para el desenvolvimiento profesional. Más aun, la disponibilidad de todos los investigadores para transmitir su conocimiento es muy importante en la formación y en el desarrollo.

“En mi caso, cuando era estudiante conté con profesores que siempre tenían las puertas abiertas para escuchar y discutir mis preguntas, aun cuando no eran lo suficientemente claras; pero mis profesores se tomaban el tiempo y con paciencia aclaraban mis dudas, lo cual es un recuerdo muy grato”.

- T: ¿Cómo ha sido tu experiencia trabajando en otro país?

HV: “Trabajar y vivir en el extranjero ha sido una experiencia grata, no fácil, pero grata. Recuerdo cuando hice el examen de candidatura el cual llevó unos meses intensos de preparación, estrés y cansancio. Al pasar todo eso y al presentar el examen me sentía tan bien de lo que había logrado y de lo que sabía, que creía (y creo) es una experiencia que todos deberían de vivir.

“En este mismo contexto, creo que el vivir en el extranjero y trabajar a otro ritmo con personas que tienen diferentes bagajes culturales requiere de mucho trabajo, pero al mismo tiempo es algo enriquecedor que recomendaría ampliamente para cualquiera que tuviera la oportunidad de hacerlo. Es difícil, pero al mismo tiempo hay muchas personas que entienden la dificultad por la que uno pasa y lo ayudan.

“La UCSD tiene programas que propician la interacción entre visitantes internacionales, de manera que podemos compartir costumbres y ayudarnos en actividades que se tornan complicadas cuando uno llega a un lugar y empieza todo desde cero.

“En cuanto a la experiencia laboral, he de decir que es bastante buena. Interactuar con investigadores expertos en sus respectivos campos hace que el aprendizaje sea apresurado y con paso constante. Definitivamente algo que le recomendaría a cualquiera que tenga la oportunidad de hacerlo”, finalizó.

 

Palabras clave: Heriberto Vázquez, Golfo de México, oceanografía física

anterior