Se acrecientan colaboraciones con Italia y Suecia en modelación del clima




Ciencias del mar y de la Tierra

Primero en Italia, en el International Centre for Theoretical Physics (ICTP), en Trieste, y ahora en el Rossby Center del Swedish Meteorological and Hydrological Institute (SMHI), donde trabaja como investigador desde hace tres años, Ramón Fuentes Franco ha sido el puente que ha permitido establecer colaboraciones entre el CICESE y estas dos instituciones europeas en procesos del clima y en comportamiento de procesos climáticos, utilizando modelos globales y regionales como herramientas de trabajo.

Ramón Fuentes egresó del doctorado en Oceanografía Física del CICESE en 2013, con la tesis “Dinámica y predictibilidad de la variabilidad interanual de la precipitación y temperatura superficial del aire en México”, codirigida por Federico Graef Ziehl y Edgar Pavía López.

“Como ya habíamos estado colaborando con el doctor Filippo Giorgi, me invitó a hacer una estancia posdoctoral en el ICTP, en Trieste. Ahí seguimos colaborando con simulaciones sobre Centroamérica y México analizando la variabilidad interanual, los huracanes y viendo cómo se puede mejorar su representación para alta resolución en modelos de 25 km”. Cabe recordar que para aquellos años, cuadrantes de 25 km eran de alta resolución, porque actualmente la resolución que se maneja en modelos regionales llega incluso a 2 km por lado.

Trabajando con Filippo Giorgi entró en contacto con personal del SMHI, del Rossby Center, por parte de un programa multinacional llamado Coordinated Regional Dowscaling Experiment (CORDEX), “porque teníamos que entregar proyecciones climáticas para México. En una de las reuniones, un taller de modelos regionales en Trieste, le comenté a uno de los investigadores del Rossby Center que sería bueno tener una contribución de ellos a CORDEX para México y Centroamérica. Me dijeron que sí, ‘empecemos a hacer modelaciones inmediatamente para la región que te interesa, pero si tú la evalúas’. Hice la evaluación de su modelo para ver cómo estaba representando la climatología en México y salió bien”.

Hubo una buena relación de trabajo; lanzaron muchísimas simulaciones para esta región y lo invitaron a hacer un posdoc en Suecia.

Para entonces Ramón ya había rechazado una propuesta similar del Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la NASA, y tenía claro que no quería ir de posdoc en posdoc, como es habitual entre jóvenes investigadores. Además, no estaba convencido de dejar el grupo del ICTP porque es fuerte académicamente y estaba a gusto con el trabajo que desarrollan. Pero se abrió una oportunidad para una plaza fija en el Rossby Center, que es un grupo muy competitivo, con muchas conexiones. Aplicó, ganó la plaza y desde hace tres años trabaja ahí.

Este centro, según su pagina web, “…realiza investigaciones sobre procesos climáticos y el comportamiento del sistema climático. Nuestras herramientas principales son los modelos climáticos globales y regionales desarrollados dentro de la unidad de investigación. El trabajo se lleva a cabo tanto en el desarrollo de modelos y la evaluación de datos, como en aplicaciones de modelado para estudios de procesos e investigaciones sobre cambio climático en apoyo de estudios de impacto y adaptación”.

En el caso de Ramón Fuentes, ha estado trabajando en un consorcio europeo para desarrollar un modelo global, el EC-Earth, que incluye la vegetación dinámica y simulaciones geoquímicas en el océano.

“Llegué al grupo para trabajar en la evaluación de los modelos regionales, incluido este EC-Earth. Pero no solamente este, sino muchos modelos europeos para ver cómo representan varios procesos, por ejemplo, cómo interactúa la dinámica polar con la dinámica de latitudes extra tropicales, latitudes medias. También estoy involucrado en el análisis de la representación de la dinámica interanual de precipitación en Suecia, que para mí fue un cambio completo de dinámica, porque estaba muy enfocado en dinámica tropical y latitudes bajas, menores a 30 grados (casi todo México está ahí). Entonces ver la dinámica de Suecia que es tan poco predecible, buscar patrones que nos ayuden a entender de qué depende la variabilidad de la precipitación en aquellas latitudes, para mí no fue tan fácil ese paso. Pero uno siempre aprende y en esta carrera creo que lo más importante es tener tu mente abierta y seguir aprendiendo”.

Este año, el trabajo de Ramón Fuentes ganó notoriedad al publicar, como segundo autor, el artículo “Afforestation reduces cyclone intensity and precipitation extremes over Europe”, publicado en julio en la revista Environmental Research Letters, y que recibió una amplia cobertura en medios informativos mundiales.

“Hicimos tres experimentos: uno completamente lleno de árboles, uno donde se remueve completamente la vegetación, incluidos los árboles y se deja solo el pasto, y otro donde se tiene la vegetación como está, sin cambiarla.

“Originalmente habíamos desarrollado un detector de ciclones tropicales durante mi estancia en el ICTP, pero lo adaptamos para ciclones extra tropicales porque son de núcleo frío y además son mucho más grandes, con velocidades a veces no tan intensas como los ciclones tropicales. Lo adaptamos y utilizamos esta herramienta para seguir las trayectorias de los ciclones extra tropicales y pudimos ver que sí hay un cambio en el comportamiento de la vida de este tipo de ciclones cuando llegan a la costa oeste (de Europa), porque generalmente los ciclones viajan de oeste a este y atraviesan Europa. Pero cuando tienes más árboles tienes una convergencia anticipada; entonces llueve muchísimo más en la costa oeste. Los ciclones llegan, hay una convergencia por fricción con los árboles, entonces tú dinámicamente alteras la vida del ciclón y llueve mucho más en la costa, reduciendo así el potencial de que puedan mantener toda la energía que tenían y la precipitación asociada a ellos, hacia el este. Y lo opuesto ocurre cuando no tienes vegetación. Cuando no tienes vegetación no tienes la fricción en la parte más baja de la capa límite de la atmósfera, entonces los ciclones pueden avanzar pero no precipitan en la costa oeste como en el experimento con vegetación”.

- De alguna forma tu estancia en Italia abrió una colaboración interesante con el CICESE y con esta región de México. Federico Graef, por ejemplo, estuvo allá de sabático. ¿Esto se mantiene?

Creo que sí. Filippo y su grupo son muy abiertos y siempre tienen intención de colaborar. Creo que con el hecho de que me dieran oportunidad de trabajar allá se dieron cuenta que el CICESE tiene buenos elementos, no solamente por mí. Filippo vino a Ensenada en noviembre de 2014 (al primer Taller sobre Cambio Climático, Variabilidad y Modelado sobre Centroamérica y México, organizado en el CICESE), se dio cuenta que este centro es grande y quiso mantener la colaboración. Ahora, José Abraham Torres Alavez, que también egresó del CICESE, de la maestría en Oceanografía Física, está haciendo un posdoc allá. Tereza Cavazos es investigadora asociada en el ICTP. Creo que la colaboración está más fuerte que antes.

“¿Abriremos una colaboración con Suecia? Espero que sí. Arturo Corales Suástegui vino en una estancia corta a visitarme al Rossby Center (Ramón codirigió su tesis de doctorado junto con Edgar Pavía. Esta entrevista se realizó el 10 de diciembre, en que presentó su defensa de tesis). Tengo otros estudiantes mexicanos, uno de ellos estuvo allá, pero él es del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA), en Morelos. Soy parte del comité de José Luis Rodríguez Solís, del doctorado en Oceanografía Física, cuya tesis dirigen Markus Gross y Cuauhtémoc Turrent. Ellos están haciendo un trabajo muy interesante del impacto de la cantidad de hielo que hay en el polo respecto a la intensidad de la corriente de chorro. Estoy enfocado en la dinámica polar y la interacción con latitudes medias. Creo que hay posibilidades de tener mucha colaboración a través de José Luis y en el futuro se pudieran establecer colaboraciones  con investigadores, porque ahorita mi colaboración ha sido básicamente con estudiantes. Yo lo aprecio mucho porque es genial trabajar con estudiantes, pero creo que sí hay posibilidades de ampliar esta colaboración. Si lo platicamos puede ser que incluso vengan por un tiempo a Suecia”.

 

Palabras clave: Ramón Fuentes, clima, modelos

anterior