Llamado internacional para observar los océanos


POGO pide apoyo a los gobiernos del mundo a través de Declaratoria de Cabo Verde



Ciencias del mar y de la Tierra

Los miembros de la Asociación para la Observación del  Océano Global (POGO, por sus siglas en inglés) lanzaron un llamado a los gobiernos y comunidades del mundo para intensificar la investigación del océano.

El CICESE y 37 instituciones más que se dedican a la investigación del océano, entre ellas destacados centros oceanográficos como Scripps de la Universidad de California en San Diego y Woods Hole, en Massachusetts, llamaron a la acción a los gobiernos del mundo.

Se estima que por cada especie del océano que se conoce, hay tres más aún por conocer. “Necesitamos conocer mejor el océano para manejarlo mejor, para aprovecharlo mejor.

El océano nos dice cómo está la salud del planeta”, mencionó el Dr. Edgar Pavía, investigador, director de la División de Oceanología del CICESE, y miembro del comité directivo de POGO.

Esta Declaratoria de Cabo Verde -llamada así por haberse firmado en dicho país africano- es respaldada por todos los miembros de POGO, pero el primer borrador de ésta se escribió en el CICESE, entre investigadores dedicados a la oceanología.

El llamado hace referencia a intensificar la medición de mareas, de fenómenos climatológicos, a la conservación de especies acuáticas y a socializar los cambios en el nivel del mar, temperatura y acidificación del océano. Estos son algunos de los factores que definen la salud del planeta.

Es de interés de los países observar el océano y medirlo. Si un país observa sus océanos, la economía se beneficia porque se conservan las pesquerías y aumenta el turismo. A su vez, se conserva la vida de las especies tal como se conocen y se disminuyen los riesgos de problemas de salud pública.

“Este proyecto es muy importante para México. Nosotros somos un país que tiene infraestructura, embarcaciones y proyectos fuertes en conocimiento y experiencias, como IMECOCAL, CANEK y el CIGOM”, comentó el Dr. Edgar Pavía. “No necesitamos que alguien más venga a hacer las cosas por nosotros, pero necesita organización y apoyo económico. No dejemos que otros países lo hagan por nosotros”.

Por parte de México, solo el CICESE firmó esta declaratoria, pero hay muchas universidades y centros de investigación destacados por sus estudios del mar, como la UNAM, el CICIMAR y CIBNOR, que es necesario se sumen. Por ello, es importante socializar el tema, unir esfuerzos entre academia, sectores productivos y hacerle ver a las autoridades las necesidades del nicho, comentó.

El Golfo de México tiene un monitoreo constante y hay muchos compromisos por parte de las instituciones antes mencionadas para dar continuidad a los proyectos. La parte del Pacífico es más compleja porque hay mucho interés internacional en las zonas de Sinaloa y en la de mínimo oxígeno por fines de investigación y pesquerías, explicó el investigador.

En el Pacífico mexicano el CICESE tiene más de 20 años de experiencia por el proyecto “Investigaciones Mexicanas de la Corriente de California” (IMECOCAL). La capacidad de este centro de investigación es variada y abarca proyectos que estudian los sedimentos marinos, el nivel del mar, vientos y oleaje; se han aplicado desarrollos tecnológicos como los vehículos submarinos no tripulados (gliders) y cuenta con el Buque Oceanográfico Alpha Hélix.

“El llamado no es solo para ir (al mar) y medir, es para organizar bien los recursos. No es solo para que los gobiernos se enteren, es para que apoyen económicamente, otorguen tiempo y esfuerzos a sus mares nacionales”, compartió el Dr. Pavía.

Cuando se realizó el llamado en la Declaratoria de Cabo Verde, México atravesaba el cambio de gobierno federal en 2018. Por ello, aún se espera la respuesta de la actual directora del CONACYT, la Dra. María Elena Álvarez-Buylla.

En general, las declaratorias del POGO han tenido buena respuesta, sobre todo de los países que conforman al grupo G8, los que tienen las economías más industrializadas. Esto se debe a que POGO tiene mucho poder de convocatoria.

La paradoja de las observaciones oceanográficas se incluye en la Declaratoria de Cabo Verde: la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estima que solo se ha explorado cinco por ciento de la totalidad del océano, pero ese pequeño porcentaje representa una gran cantidad de conocimiento, que está muy bien investigado y cuenta con gran sustento científico. Por lo tanto, es conocimiento valioso para tomar acciones y generar planes estratégicos para explorar el porcentaje restante.

A nivel internacional, la ONU ha lanzado una estrategia para la observación de los mares, llamada “Década de las Ciencias Oceánicas para el Desarrollo Sostenible”. Surgió por solicitud de los países miembros y de la comunidad científica para gestionar mejor los recursos.

Esta iniciativa tiene por objetivo apoyar los esfuerzos para mitigar el decline de la salud de los océanos, a través de movilizar a la comunidad científica, a las empresas y a la sociedad civil.

Esta década comprende de 2021 a 2030, y busca reforzar y diversificar las fuentes de financiación de proyectos dedicados a observar y estudiar el mar.

Puedes leer la Declaratoria completa en la página oficial del POGO: http://www.ocean-partners.org/cabo-verde-declaration-ocean-observations

 

 

Palabras clave: POGO, declaratoria, Cabo Verde, océanos

anterior