Comenzó el monitoreo de huracanes para la temporada 2018




Ciencias del mar y de la Tierra

Mayo es el mes en que empiezan a presentarse ciclones tropicales que podrían afectar a nuestro país, tanto en su litoral del Pacífico como en el Atlántico, por lo que el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), en coordinación con el Centro Nacional de Huracanes de los Estados Unidos, han iniciado las tareas de monitoreo para esta temporada 2018.

Según explicó el Dr. Luis Manuel Farfán Molina, investigador de la Unidad La Paz del CICESE y uno de los pocos especialistas que tiene México en este tema, la temporada 2018 iniciará formalmente cuando se constituya la primera tormenta tropical en el Pacífico, a la cual se le asignará un nombre que empiece con la letra “A” (este año corresponde “Aletta”). “Alberto” será el nombre de la primer tormenta en el Atlántico.

En la siguiente imagen proporcionada por el SMN se aprecia la localización, fecha y nombre de los primeros ciclones tropicales de cada temporada desde el año 2000 a la fecha; esto es, las zonas ciclogenéticas en el océano Pacífico.

Las zonas ciclogenéticas son los lugares que presentan condiciones favorables del océano y atmósfera para la formación de un ciclón tropical, y cambian regionalmente de acuerdo al mes de cada año. Normalmente las posiciones de inicio se desplazan hacia el oeste entre julio y septiembre

Un cambio importante que destacó Luis Manuel Farfán es que, por primera vez, gracias al refinamiento de los modelos numéricos que se utilizan y al incremento en la capacidad de cómputo, en esta temporada los pronósticos se realizarán con siete días de anticipación en lugar de los cinco días que se habían estado manejando desde 2003.

Esto es relevante considerando que apenas fue en 1954 cuando el Centro Nacional de Huracanes hizo los primeros pronósticos con anticipación de solo un día.

En 1961 comenzaron a utilizarse pronósticos de dos días y tres años después, en 1964, los de tres días. Fue en 2003 cuando pudieron dar el salto a pronósticos de cinco días, hasta ahora (15 años después) que van a tener la capacidad de pronosticar una semana antes.

El doctor Farfán Molina dijo que en principio estos pronósticos de siete días se utilizarán internamente en el Centro Nacional de Huracanes. Después, en una o dos temporadas más, se harán las evaluaciones necesarias para informar al público sobre la posible trayectoria e intensidad de los eventos.

Al respecto, en la siguiente figura se pueden apreciar las variaciones que pueden ofrecer los pronósticos en eventos recientes (ciclones “Manuel” de 2013, “Odile” en 2014 y “Patricia” en 2015), a 24, 48 y 72 horas antes de que se emitiera cada pronóstico de trayectoria con respecto a la entrada a tierra.

En el caso de la primera figura, que muestra los pronósticos de “Manuel” (2013), también se incluyen los de “Ingrid” en el Golfo de México.

Las líneas negras representan las trayectorias observadas (reales) en cada caso.

Palabras clave: ciclones tropicales, huracanes, pronósticos, Luis Farfán

anterior