Celebran en Querétaro Tercera Reunión Anual del Consorcio de Investigación del Golfo de México




Ciencias del mar y de la Tierra

Santiago de Querétaro, Querétaro. 19 de marzo de 2018.-  Con la presencia de investigadores y representantes de instituciones educativas y centros de investigación, se llevó a cabo en Querétaro la tercera reunión anual del Consorcio de Investigación del Golfo de México (CIGoM), donde se dieron a conocer los resultados del proyecto Implementación de redes de observaciones oceanográficas físicas geoquímicas y ecológicas para la generación de escenarios, ante posibles contingencias  relacionadas con la exploración y producción de hidrocarburos en aguas profundas del Golfo de México, apoyado por el Fondo Sectorial CONACYT-SENER-Hidrocarburos, del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y la Secretaría de Energía.

El responsable técnico del CIGoM, Juan Carlos Herguera García, aseguró que este proyecto nació ante las necesidades estratégicas que tiene la industria de los hidrocarburos de conocer cómo funciona el Golfo de México en sus distintos componentes.

“Todo ello para poder hacer frente, en un momento determinado, a las labores de mitigación y remediación que pueden darse tras un derrame de hidrocarburos de gran escala. A nosotros se nos dio la responsabilidad de generar el conocimiento racional y científico, para poder hacer este trabajo de la mejor manera posible. La reunión también servirá para generar modelos de negocio, y que podamos ofertar todo este conocimiento a la industria”.

Por su parte, el director general del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), Guido Marinone Moschetto, destacó que este proyecto conjunta un trabajo multidisciplinario de frontera, ciencia aplicada e implementación de tecnologías, que integra a más de 300 investigadores dentro y fuera del consorcio.

“En esta ocasión, los coordinadores van a presentar los resultados obtenidos hasta el momento en las diferentes líneas de trabajo, que son plataformas de observación oceanográfica; modelos numéricos de circulación y biogeoquímica; escenarios de derrames, línea base y monitoreo ambiental, así como la degradación natural de hidrocarburos”.

Al respecto, la directora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Telma Castro Romero, subrayó que este proyecto complementa dos de los objetivos plasmados en la reforma energética, que son la reducción de riesgos financieros, geológicos y ambientales en las actividades de exploración y extracción de petróleo y gas natural, así como impulsar el desarrollo con responsabilidad social y ambiental.

“Con este proyecto se han podido abordar grandes problemas nacionales gracias a la colaboración entre instituciones con diferentes perfiles. Entre los objetivos está el del monitoreo de variables oceanográficas ambientales y la construcción de equipo. El reto es dar continuidad a las colaboraciones y estudios sobre el océano y el clima. Si bien el CIGoM se creó para atender problemáticas de la industria petrolera marina, puede diversificarse en temas como el uso sustentable de recursos, el manejo costero, la pesca, turismo y meteorología, a través de una red más amplia de monitoreo”.

En ese sentido, el director general del Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial (CIDESI) Jesús González Hernández y anfitrión de la reunión, puntualizó que con los entregables generados en este consorcio, queda claro que este es un proyecto estratégico de seguridad nacional.

“El mar es la fuente de vida de las próximas generaciones. Algo que hay que resaltar es el modelo de operación de este consorcio, es un proyecto insignia que reúne a por los menos 10 instituciones y que surge de esta nueva estructuración propuesta por el CONACYT, donde se establece una agencia científica a través de los Programas de Investigación de Largo Aliento (PILA) y los consorcios, que reúnen a centros de investigación con diferentes capacidades impulsados para atender las necesidades sociales y del mercado en este país”.

González Hernández anunció la conformación de consorcios CONACYT de segunda generación, donde participan la academia, los centros públicos, gobierno y empresas privadas.

“El primero tendrá sede aquí en el estado, e irá enfocado a la manufactura aditiva, en él está participando el gobierno de Querétaro, la empresa General Electric (GE), CIDESI y el Centro de Tecnología Avanzada (CIATEQ)”.

Como parte de esta reunión anual del CIGoM, se expondrán 96 carteles sobre resultados obtenidos en este último año de ejecución, así como 28 ponencias orales, dos talleres de integración de resultados y paneles.

Asistieron también el director de Innovación Tecnológica de la Secretaría de Energía (SENER) Edgar Santoyo Castelazo y el representante de la Secretaría de Educación del estado de Querétaro, Manuel Urbiola Ledesma.

El CIGoM está liderado por el CICESE y está integrado por el CIDESI, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV), del Instituto Politécnico Nacional (IPN) Unidad Mérida; la Universidad Autónoma de Baja California (UABC); la empresa BajaInnova; el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), así como los institutos de Ciencias del Mar y Limnología; Biotecnología, Geofísica y el Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM.

Palabras clave: CIGOM, consorcio, Guido Marinone, CIDESI

anterior