Se reúnen por segunda ocasión el CICESE y la Universidad Estatal de Arizona


Investigación y conservación de la naturaleza, sin fronteras



Ciencias del mar y de la Tierra

Como una oportunidad para fortalecer la investigación en la frontera México - Estados Unidos, investigadores del CICESE y de la Universidad Estatal de Arizona (ASU, por sus siglas en inglés) se reunieron en Tempe, Arizona, para establecer una mayor interacción que aborde problemas binacionales de conservación y uso de recursos naturales, así como estudios sobre ecosistemas áridos, microbiología, el clima y sus cambios, entre otros.

Los investigadores del CICESE Stephen Bullock, Alejandro Hinojosa, Rodrigo Méndez, Cuauhtémoc Turrent y el estudiante Alejandro Cueva compartieron con 27 académicos de la ASU los proyectos que desarrollan en este centro, a través de mesas de trabajo enfocadas al estudio ecológico de ecosistemas áridos y del sistema del monzón de América del Norte.

Realizada el 9 y 10 de noviembre, el objetivo de esta segunda reunión (la primera se realizó en el CICESE en julio de este año), fue conocerse; conocer cómo trabajan la ASU y el CICESE, y cómo pueden colaborar para realizar un acuerdo formal que permita hacer investigación en conjunto, intercambios estudiantiles y estancias de investigación.

El investigador de la ASU Enrique Vivoni comentó que ya existe un acuerdo entre el CONACYT y ASU para proveer 30 becas de doctorado al año, cada una con financiamiento por 4 años, diminuta cantidad para la población nacional de estudiantes. Y aun así, no se solicitan todas las becas disponibles.

“Lo que estamos empujando con tanto ímpetu es que haya un acuerdo particular entre el CICESE y la ASU, para que nuestros estudiantes puedan ir a complementar o continuar sus estudios allá, hacer co-direcciones, y que estudiantes de allá vengan a hacer investigación conjunta”, comentó el Dr. Rodrigo Méndez, investigador del Departamento de Biología de la Conservación. “Si tenemos un acuerdo específico con ellos podemos aprovechar para enviar a nuestros estudiantes”.

Mendez comentó que los estudiantes del CICESE se forman para competir a nivel internacional, no solo dentro del país. Por ello, es necesario vincularse con la ASU para aprovechar esta oportunidad y los recursos disponibles en esta universidad y en el CICESE.

Durante este encuentro académico, los decanos de la ASU compartieron sus experiencias sobre cómo conseguir financiamiento para impulsar la investigación. En Estados Unidos tienen mucha experiencia para identificar grupos de la iniciativa privada como potenciales donadores de proyectos específicos. Estas donaciones, deducibles de impuestos, representan una gran inversión para las universidades y centros de investigación.

Otros retos fueron abordados en esta reunión, como la planificación en conjunto, la necesidad de dar difusión a esta colaboración y la capacidad de comunicar adecuadamente la importancia de hacer investigación científica a lo largo de la frontera de México con Estados Unidos.

Sobre todo porque ambas instituciones se encuentran en puntos geográficos estratégicos, y ambas enfrentan cambios políticos complicados. “Por un lado tenemos opiniones políticas divergentes respecto a qué hacer con la frontera, y ésta no reconoce límites en la parte ambiental”, mencionó Rodrigo Méndez en entrevista. “El manejo de los recursos naturales no puede hacerse considerando fronteras políticas. Los problemas que ocurren aquí van a sentirse en otros lugares, independientemente de que haya o no un muro fronterizo”.

Uno de los seminarios ofertados por investigadores de la ASU fue acerca del impacto provocado por el Tratado de Libre Comercio en el uso de recursos hídricos en la zona fronteriza. Explicaron cómo este tratado aceleró las exportaciones agrícolas y el envío de agua virtual (toda aquella utilizada directa o indirectamente para cultivar) hacia EEUU.

Entre los planes de esta colaboración se encuentra actualizar el catálogo de bases de datos disponibles para el estudio del clima, extender las redes observacionales con las que cuentan ambas instituciones y compartir y analizar información recolectada.

“Cualquier frontera siempre va a tener problemáticas compartidas. A mí me parece muy valioso plantear este tipo de acercamiento entre instituciones académicas, especialmente en estos momentos que en la esfera política, son turbulentos. Hay una parte del mundo político donde el viento está apuntando a la dirección contraria, a separar. Es unánime entre los que participamos en esta iniciativa que es necesario estrechar lazos”, mencionó el Dr. Cuauhtémoc Turrent, del Departamento de Oceanografía Física del CICESE.

Por parte de la ASU, el Dr. Enrique Vivoni comentó: “las dos instituciones tienen lazos naturales por los temas en los que somos fuertes. Nos complementamos de varias maneras. Al poder identificar dos temas enfocados al cambio climático sobre la frontera, hemos llegado a un punto de conocernos e innovar ideas. Estamos listos para formalizar a través de un convenio bilateral entre la ASU y CICESE, con la idea de crecer una visión de un instituto transfronterizo en estos temas: agua, cambio climático, ecosistemas, oceanografía […] para juntos construir un esfuerzo que nos ayude a hacer ciencia que se olvide de la frontera. Al fin y al cabo es lo que la sociedad demanda, que podamos responder a preguntas, crisis, emergencias que tienen que ver con nuestro entorno natural”, dijo.

La ASU mantiene convenios con el CONACYT, UNAM, las universidades de Guadalajara y Sonora, así como con el TEC de Monterrey. Ha mantenido además un acuerdo con la Secretaría de Energía durante varios años para el desarrollo de proyectos enfocados al área. Tanto el CICESE como la ASU planean firmar un convenio de colaboración, en un escenario ganar-ganar para ambas instituciones y sus investigaciones conjuntas. 

Palabras clave: cambio, climático, Arizona, ASU, monzón, ecosistema

anterior