¡Calentando motores... ejem... sensores!


Robótica móvil en el CICESE



Ciencias físicas

Estudiantes e investigadores del CICESE calientan motores - o bien, en este caso, prueban y programan sensores - desarrollando un proyecto que posicione a este centro de investigación en la carrera nacional de vehículos autónomos a escala que organiza el Dr. Raúl Rojas, de la Universidad Libre de Berlín, junto con la Embajada Alemana en México, en las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional.

El objetivo: no salirse del camino y esquivar cualquier obstáculo que se presente.

Equipado con computadora abordo, cámara estéreo, escáner láser giratorio y cámara con lente gran angular, este vehículo autónomo, a escala 1:10, será capaz de trasladarse de manera eficiente por sí solo una vez que hayan sido implementados los algoritmos adecuados, informó el Dr. Ubaldo Ruiz, uno de los principales investigadores involucrados, del Departamento de Ciencias de la Computación.

Se trata de un prototipo para el desarrollo tecnológico de vehículos autónomos que, a futuro, prometen mejorar la circulación urbana haciéndola más segura y menos contaminante.

El vehículo utiliza el sistema ROS (Robot Operating System) que se encuentra almacenado en una unidad de memoria de estado sólido y cuenta con un dispositivo Odroid que tiene una capacidad de procesamiento similar a los teléfonos inteligentes en el mercado. Las ruedas del vehículo puede alcanzar una velocidad de 10 mil rpm.

Bajo la coordinación general del Dr. Édgar Chávez, el proyecto con el que se estará participando en la competencia nacional del próximo año se divide en tres partes:

o   Seguimiento de trayectorias: se implementará un algoritmo de control con retroalimentación que mantenga al vehículo dentro de la pista. Este algoritmo utiliza la información proveniente de la cámara RGBD (tipo Kinect) instalada en el vehículo. Este tipo de cámara brinda imágenes a color y mide la profundidad de los objetos.

o   Desarrollo de un algoritmo de localización en interiores: se utilizará la información proveniente de la cámara con lente gran angular para mejorar la localización del robot dentro de la pista.

o   Evasión de obstáculos: además de la premisa de mantenerse en el camino, el vehículo debe esquivar obstáculos y en un futuro rebasar a sus contrincantes. En este punto es clave el plan para girar las llantas del vehículo,  buscando no perder estabilidad y reducir el riesgo de ser eliminado de la contienda.

Este proyecto implica mucho trabajo de diseño y programación así como una buena cantidad de horas de experimentación, indicó el Dr. Ruiz. De momento no está permitido agregar hardware adicional al vehículo con el objetivo de tener una competencia más justa, por lo que la diferencia en el funcionamiento de los vehículos recae en la implementación de los algoritmos que cada equipo desarrolle.

Además de algunos temas de investigación que pueden desarrollarse, este proyecto genera mucho interés en los estudiantes, explica el Dr. Ruiz. “Muchas veces pasa que el estudiante desarrolla algo, funciona, se ve bien, pero nunca lo lleva a un escenario práctico. De la teoría a la práctica no todo resulta igual”. Las personas involucradas en este proyecto tienen un instrumento para hacer todas las pruebas necesarias. “Obviamente, este vehículo es a escala, no es un automóvil, pero da una muy buena idea de los problemas que se deben resolver y los algoritmos que uno debe desarrollar para tener un vehículo autónomo. Para muchos estudiantes es satisfactorio ver que hicieron algo que en la práctica funciona.”, dijo.

Ya se esta conformando el equipo de estudiantes que van a participar en la competencia de 2018, pero la invitación sigue abierta para quienes deseen sumarse al proyecto y quieran experimentar en el área de vehículos autónomos. 

Palabras clave: robot, robótica, competencia, auto, futuro

anterior