De la sismología no tengo duda, trasciende a la sociedad


Amigos y colegas despiden al M.C. Juan Madrid, uno de los fundadores del CICESE


Ciencias físicas

Fue en abril de 1973, cuando Juan Antonio Madrid González se enteró que estaban por abrir un centro de investigación en Ensenada. Su motivación por contribuir a la educación de calidad en nuestro país, lo llevó en aquel momento a gestionar con gran esfuerzo el estudio de la sismología y la geofísica en Baja California; la base de lo que hoy es la División de Ciencias de la Tierra del CICESE. Para septiembre de ese mismo año, junto al Dr. Nicolás Grijalva y unos cuantos jóvenes científicos más, nació este centro de investigación en una esquinita delimitada por la calle Novena y la avenida Gastélum.

43 años después, - tras una carrera de grandes éxitos- sus alumnos, amigos y colegas lo despidieron con alegre nostalgia como lo que es: uno de los pilares fundamentales del CICESE.

El M.C. Juan Madrid ha decidido que es el momento oportuno para iniciar su nueva etapa de retiro, y en esta reunión aprovechó para recordar y compartir sus experiencias, las cuales son hitos importantes del CICESE y de la investigación sismológica desarrollada en la península de Baja California.

Si bien la sociedad en general se rige muchas veces por efemérides y cumpleaños, un sismólogo se rige por los sismos ocurridos. Puede que no recuerde una fecha en particular, pero todas sus referencias están acompañadas de “…cuando ocurrió el sismo de Colima, de magnitud 7.3”, por mencionar un ejemplo.

 

El investigador

Juan Madrid estudió en la Facultad de Ciencias de la UNAM a finales de la década de los 60s y posteriormente realizó sus estudios de posgrado en la Universidad de Toronto, Canadá.

Derivado de su trabajo de posgrado, publicó en el Journal of Geophysical Research de la Real Sociedad Astronómica (de Londres). De regreso a México, fue contratado en el Instituto de Geofísica de la UNAM y, ocurrido el sismo de Colima en 1973, durante los estudios realizados escuchó que el Dr. Grijalva estaba a punto de abrir un centro de investigación en Ensenada.  

Se había enterado además de la existencia de la red sísmica del Golfo, la cual en ese tiempo había sido concedida a la UNAM. Con gran interés, Juan viajó a Ensenada y cooperó para gestionar la fundación del CICESE, un centro dedicado a la Oceanología; nadie había pensado en la sismología. Fue ahí donde vio un nicho de oportunidad: los norteamericanos ya no financiarían la red, por lo que pasaría a la UNAM y, la UNAM no tenía tantos recursos para monitorear una red tan lejana a la Ciudad de México.

De 1975 a 2008, Madrid realizó diversas publicaciones en journals con prestigio internacional sobre el sistema de fallas ubicadas al norte de la península de Baja California y, sobre su tópico fuerte, la teoría de rayos y sus aplicaciones. Realizó 13 publicaciones registradas, 4 sobre sismicidad y sismotectónica, 2 de divulgación en la revista Geos y 7 publicaciones en donde aplicó la teoría de rayos y propagación de ondas. Durante su jefatura impulsó la mayor comunicación con Cuba, intercambio del que resultan investigaciones y estudiantes brillantes.

 

El maestro

Sus enseñanzas se ven reflejadas en la trayectoria de cada uno de sus alumnos –ahora, muchos de ellos investigadores del CICESE-, quienes uno a uno le expresaron palabras llenas de recuerdos importantes, durante la reunión.

“Yo llegué en 1972, y ni siquiera estaba colgado el pizarrón para las primeras clases, nosotros metimos los primeros mesabancos”, comentó el Dr. Luis Munguía Orozco, “Yo recibí las primeras clases formales de sismología de Juan, con las notas de lo que ahora es la ‘biblia’ de la sismología: las notas de Keiiti Aki y Paul Richards. Fue muy buen curso. Yo llegué a estudiar a oceanografía y en cuanto empecé a recibir cursos de este tipo, me desvié hacia la sismología y nunca me arrepentí. Fue gracias a Juanito”.

Para 1974, el Departamento de Geofísica incluía los estudios de sismología y constaba de 3 estudiantes y Juan Madrid. Después llegaron más estudiantes y más investigadores, a medida que en 1983 se formó la División de Ciencias de la Tierra y con ella, el Departamento de Sismología. Como grupo consolidado realizaron un viaje a la Ciudad de México para estudiar las réplicas del sismo de 1985, movimiento devastador de magnitud 8.1.

 

Su calidez humana

El investigador Javier González expresó: “Juan Madrid fue un promotor de la Red Sísmica del Noroeste de México (RESNOM). Yo soy muy dado a tratar de conseguir dinero y las cosas rápidas, no obedezco mucho a los jefes, pero en el caso de Juan tuvimos una relación de amigos.

“Cuando ocurrió el sismo de Landers, de magnitud 7.3, el más grande ocurrido en los últimos 60 años en el área de California, me acuerdo muy bien de eso porque Juan estaba promoviendo mucho las relaciones con Southern California Earthquake Center en 1993. Fue mi primera presentación utilizando los datos de RESNOM y, con muchas localizaciones que hicimos, pudimos obtener localizaciones que estaban desviadas alrededor de 10 kilómetros a las de ellos. Nuestro modelo de velocidades tenía un segundo de error. Desde ese entonces, estaba funcionando la red y era un orgullo para nosotros. Gracias, Juan.”, compartió.

Al igual que González, los presentes expresaron el honor de haber trabajo con Juan Madrid y agradecieron todas las enseñanzas impartidas, siempre acompañadas de mucha calidez humana y enfocadas en el progreso del conocimiento.

 

Ciencia que trasciende

Desde el inicio del CICESE, Madrid mantuvo como una de sus motivaciones principales ampliar la red sísmica, modernizarla e internacionalizarla. Y fue durante la emotiva reunión cuando el Dr. Antonio Vidal, actual jefe del Departamento de Sismología, hizo saber a los presentes que recién recibió una invitación del Centro Internacional de Sismología para que RESNOM sea miembro regular de dicho centro.

“Después de 43 años, el CICESE es una institución que crece y florece, y que aparentemente está muy bien. Digo, el aparentemente no lo tomen con ánimo sombrío, sino que creo yo que todavía no alcanzamos el nivel de preponderancia en el ámbito de la ciencia internacional. Creo que hay que trabajar más todavía en lograr cosas bien hechas y significativas, que trasciendan a la sociedad. De la sismología no tengo duda, trasciende a la sociedad.

“Entonces, después de 43 años, siente uno una gran satisfacción de lo poquito que pudo poner, sembrar una semillita en la que después vinieron otros que trabajaron e hicieron lo suyo, me refiero a todos, a cada uno que estuvo en una posición de autoridad, de posibilitar relaciones nacionales e internacionales.

“Estoy muy contento de ver todo lo que se ha logrado y con la esperanza de que en un futuro próximo se consolide hacia una ciencia de mejor calidad. Por lo pronto, vengo aquí a despedirme. Les agradezco todas las cosas que dijeron de mí. Se los agradezco.”, concluyó el investigador Juan Antonio Madrid González. 

Palabras clave: Juan, Madrid, sismología, reconocimiento

anterior