Meritxell Riquelme y Rosa Mouriño, editoras de un número especial de «Mycologia»



Ciencias del mar y de la Tierra

Las doctoras Meritxell Riquelme y Rosa Mouriño, investigadoras del Departamento de Microbiología del CICESE, editaron un número especial de la revista Mycologia, el cual incluye artículos de renombrados biólogos celulares quienes describen la organización, dinámica y regulación de los componentes subcelulares de diversos hongos filamentosos.

Mycologia es una revista arbitrada que publica bimestralmente la Sociedad Americana de Micología (Mycological Society of America). En este caso, el número especial, que por sus contribuciones y aportes bien puede considerarse un recorrido integral de la célula fúngica, se publicó el 16 de mayo. Corresponde al número 3 del volumen 108, que abarca los meses de mayo y junio.

En su editorial, las investigadoras señalan: “Este número de Mycologia rinde homenaje a los grandes avances en el estudio de la biología celular de los hongos. Desde su reconocimiento como un reino aparte hace menos de 50 años, un activo grupo de científicos de todo el mundo emprendió la titánica tarea de estudiar estos organismos. Aún siendo únicos, los hongos comparten algunas características comunes con otros eucariotas, por lo que son excelentes organismos modelo para disciplinas que van desde la bioquímica a la genética, incluyendo la biología celular.

A pesar de que Mycologia se ha publicado desde principios del siglo pasado, este es el primer número dedicado específicamente a la biología celular y molecular de hongos. ¿Por qué? “Porque la comunidad de esta sociedad está enfocada a otras áreas de la micología”, señala en entrevista conjunta la doctora Rosa Mouriño, “principalmente a hongos macroscópicos”.

Las dos investigadoras pertenecen a esta sociedad, y ambas fungieron como consejeras de la mesa directiva por periodos de dos años entre 2012 y 2016, “y nuestro papel como consejeras era estimular la participación de nuestros colegas para que hubiera más aportaciones en el área de la biología celular y molecular de hongos”. De ahí surge la encomienda de editar este número especial de la revista.

Pero Mycologia, aclara la doctora Meritxell Riquelme, es la revista que publica la sociedad y no tiene como fin generar ingresos, como es el caso de otras revistas arbitradas que publican reconocidas compañías editoriales. “En este caso la revista se publica con las aportaciones de todos los socios y autores, y así se auto mantiene, aunque no tiene el mismo tiraje que tienen algunas revistas de editoriales conocidas. Por lo mismo, hay autores que no envían sus trabajos de biología celular a esta revista, porque someten a otra que tenga más alto impacto, o que a lo mejor tienen mayor divulgación”, indicó.

Sin embargo, “cuando se hacen volúmenes especiales, generalmente éstos tienen más citas y tienen más alcance que los volúmenes normales. Cuando sometes un artículo de biología celular que está mezclado con otros artículos de taxonomía, no tiene tanta visibilidad. En cambio, cuando es un número especial concentrado en artículos de biología celular de hongos tiene mucho mayor alcance, porque tienen más citas o son leídos por más gente. Entonces la idea es esa”.

- Y a raíz de que sale este número especial, ¿creen que se someterán más temas de biología celular en la revista?

“Eso es lo que se intenta, es la idea, aunque recién salió. El impacto creo que lo vamos a ver a un plazo un poco mayor. Generalmente se tarda entre uno a dos años para tener citas o a tener un impacto en la gente que lo lee. El resultado no es inmediato”, aclara la Dra. Meritxell Riquelme.

Dra. Meritxell Riquelme

El contenido de la revista abarca cinco aspectos: Morfogénesis, Citoesqueleto, Biología celular/ultraestructura, Regulación del crecimiento de hongos, y Organelos, siendo todos temas específicos de la biología celular de hongos, a diferencia de los que normalmente se publican en la revista, que abarcan aspectos de ecología, evolución de sistemática, patógenos, fitopatógenos o sistemática.

Destaca un artículo escrito por el Dr. Salomon Bartnicki García, quien impulsó hace menos de una década la creación del actual Departamento de Microbiología del CICESE y de la División de Biología Experimental y Aplicada, denominado “La evolución de la morfogénesis fúngica, una explicación personal”, que da una aclaración histórica y personal de los estudios clave y los avances tecnológicos que han contribuido a la comprensión actual de la morfogénesis fúngica.

Las propias Rosa Mouriño y Meritxell Riquelme, junto con Olga Alicia Callejas y José Iván Galván, contribuyen con el artículo “Microtubules and associated molecular motors in Neurospora crassa”, que describe la organización y la función de los microtúbulos del citoesqueleto y motores moleculares asociados en el mantenimiento de la morfogénesis de hifas y el crecimiento apical en Neurospora crassa.

También hay contribuciones de los doctores Leonardo Peraza Reyes y Alfredo Herrera Estrella, quienes lideran grupos de investigación mexicanos en el tema. Hay españoles, alemanes y norteamericanos. “Tratamos de que fuera representativo, que tuviéramos gente de la mayor parte de lugares del mundo; no todos son de la sociedad, pero la idea es que fuera plural, y logramos juntar un buen número de contribuciones”, señala la Dra. Mouriño.

- Y ya que mencionan lo de “corretear” contribuciones, ¿cuál fue la experiencia de editar este número? La labor de editor a veces es ingrata…

Meritxell Riquelme contesta primero: “Es bastante ingrato. No es como un artículo de investigación que, cuando lo tienes listo, lo sometes. Aquí está la presión del tiempo. Nos reservaron un volumen con una fecha límite, y tienes que cumplirla, tanto los autores como los revisores. Tienes que invitar a revisores porque este número estuvo arbitrado por pares. También tienes que pedir un favor especial a los revisores para que lo revisen en tiempo y todo salga bien; es difícil porque tienes que ir enviando mensajes. Tienes un tiempo flexible, digamos, que puede retrasarse un poco, pero ya no más allá de eso porque si no, toda la revista se desfasa”.

Dra. Rosa Mouriño

Lo más difícil fue eso, terció Rosa Mouriño: “hacer que todos cumpliéramos en tiempo, porque con tanto trabajo que tenemos siempre los investigadores, la verdad es que eso sí fue un reto. Y algo bien importante que comentó Meritxell, es que estas contribuciones no son algo que alguien escribió y pasaron simplemente. Todas fueron revisadas por pares para precisamente verificar la calidad de los trabajos”.

“Algunas a lo mejor la primera vez que enviaron el artículo no estaba del nivel esperado, y tuvieron que revisarlo y re-someterlo. Aunque sea por invitación no puedes publicar cualquier cosa”, apuntó a su vez Meritxell Riquelme.

Además de que a nivel persona ambas investigadoras dijeron estar felices una vez publicada la revista, digerido el proceso y por haber cumplido las expectativas que tenían, las dos ya piensan en acciones futuras que involucran a la Sociedad Internacional de Micología, a la que también pertenecen.

En 2018, en el congreso anual de esta sociedad, los doctores Bartnicki y Mouriño organizarán una sesión especial en biología celular y molecular de hongos, retomando algunos de los temas que se presentaron en este número de Mycologia. Ya se anuncia que Meritxell Riquelme será ponente, “tal vez no para hablar de lo mismo, porque de aquí a 2018 seguramente esto ya habrá quedado muy atrás, pero tendrán cosas novedosas que presentar”.

Esto lo ponen en perspectiva en la editorial que escribieron: “Con el desarrollo de nuevos enfoques genéticos y mejores herramientas de microscopía, la rápida acumulación de datos generados por un número creciente de laboratorios ha impulsado este campo hacia su florecimiento. La biología celular de hongos se ha convertido en una sección indispensable en las principales reuniones académicas sobre hongos. Con la ayuda de herramientas de secuenciación de próxima generación y la disponibilidad de cientos de genomas, la filogenia de hongos ha experimentado grandes cambios en la última década”.

Finalmente declaran: “Esperamos que este número especial muestre nuestra pasión por la biología celular de los hongos y anime a las nuevas generaciones de micólogos para explorar la biología de las células de las menos representadas, pero en algunos aspectos más interesantes, especies fúngicas”.

Palabras clave: Meritxell Riquelme, Rosa Mouriño, Mycologia, Neurospora crassa

anterior