Arrecife de vida, conservación y turismo para Playas de Rosarito


Aventura submarina a la vuelta de la esquina



Ciencias del mar y de la Tierra

Con el fin de fomentar una ventana nueva de turismo en Playas de Rosarito, así como la conservación de especies marinas locales, el fomento a la educación ambiental, la investigación oceanográfica, la proyección de actividades turísticas en tierra y mar, así como promover derrama económica local, se creará un arrecife artificial para practicar buceo libre. El sustrato y nuevo parque submarino es el casco de la patrulla oceánica Uribe 121, que duante años sirvió a la Marina Armada de México.

Para su creación se requieren estudios oceanográficos de corrientes, oleaje, profundidad y tipos de sustrato, entre otros, donde el CICESE lideró las investigaciones.

El proyecto fue gestado e impulsado por la Asociación de Buzos de Baja California A.C., quienes en seis años han buscado colaboraciones con el CICESE, el gobierno de Baja California, el gobierno municipal de Playas de Rosarito, y el Consejo Consultivo de Desarrollo Económico (CCDER) -organismo que patrocinó la batimetría y el estudio del fondo marino- y la Secretaría de Marina, para hacer de este sueño una realidad.

                          

¿Qué es un arrecife artificial?

Se trata de un sustrato marino sólido aportado por los seres humanos que imita las características de los arrecifes naturales; es decir, su objetivo es que crezca en él un ecosistema arrecifal que provea vida marina abundante y diversa, dado que las especies lo toman como sitio de asentamiento y hábitat, creando redes de alimentación o tróficas que le dan soporte durante muchos años y fomentan la biodiversidad marina.

Además, estos ecosistemas proveen oxígeno, contribuyen en la recreación, ya que es posible visitarlo con snorkel o buceo libre deportivo; desarrollan la economía local, promueven servicios y productos que atraen a la sociedad nacional y extranjera. También incrementan el conocimiento científico en diversas ramas de la oceanografía física, biológica y la ecología.

El concepto de arrecifes artificiales se originó en Japón, durante el siglo XVIII. En Estados Unidos se emplean desde 1830. Hoy día más de 40 países de seis continentes los ponen en acción, y tan solo en el continente Americano hay más de 500 sitios donde existen arrecifes artificiales funcionando y atrayendo vida marina.

Para las costas de la Península de Baja California los antecedentes de creación de arrecifes artificiales se remontan al hundimiento de dos barcos de origen chino, el Fang Ming y el Lapas N03, que se hundieron en 1999 en La Paz, Baja California Sur. Pronatura Noroeste A. C. promovió esta actividad, y el Dr. Luis Gustavo Álvarez Sánchez, investigador del Departamento de Oceanografía Física del CICESE, participó en las investigaciones previas al hundimiento, marcando así una exitosa experiencia entre empresa y academia. En esos barcos los primeros asentamientos fueron de corales y almejas. Tres años después ya había fauna grande, como peces, erizos y gorgonidos; para 2004 se tenían comunidades de organismos bien establecidos.

Lineamientos legales

Para crear el arrecife es preciso alinear los requisitos legales que México y la comunidad internacional establecen en materia ambiental y de seguridad, siendo cinco instancias clave que lo solicitan. La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales requiere la manifestación de impacto ambiental; la Secretaría de Marina solicita el formato A, específico para creación de arrecifes; la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación establece recomendaciones en lineamientos de observación y estudios a través de su Plan Nacional de Arrecifes; la Secretaría de Comunicaciones y Transportes verifica navegación y señalamiento marino, y finalmente Ship to Reef International certifica el arrecife una vez creado.  

Los estudios oceanográficos realizados por el CICESE respaldan la creación del arrecife en el lugar indicado y son indispensables para que los documentos oficiales puedan presentarse por el organismo proponente, en este caso Arrecifes Artificiales de Baja California A. C., cuyo lema es “sembrando en el mar para crear vida”.  

La dinámica sedimentaria, el análisis de oleaje, la fuerza de las corrientes, los tipos de sustrato, son los intereses y experiencia científica del Dr. Álvarez, quien nuevamente aporta sus conocimientos ahora en el arrecife de Rosarito, Baja California. Ha realizado estudios de oceanografía física en la zona durante los últimos tres años previos al hundimiento de la patrulla oceánica Uribe 121. Esta investigació resultan indispensable para ubicar el lugar exacto, profundidad y orientación de la posición del casco después del hundimiento.

Tributo a un héroe mexicano

La creación del arrecife artificial será un tributo permanente al valor, heroísmo y espíritu patriota que caracterizó al cadete Virgilio Uribe Robles y sus compañeros, en la gesta heroica por la defensa del puerto de Veracruz que inició el 21 de abril de 1914. Los buques de la clase Uribe son un tipo de patrulla oceánica que son nombrados en reconocimiento a marinos mexicanos.

El 22 de abril de 2014, en un acto simbólico llevado a cabo en la Plaza de los Héroes, en Ensenada, el alcalde de Playas de Rosarito, Silvano Abarca Macklis, recibió el casco del barco donado por la Secretaría de Marina Armada de México. A partir de esa fecha el barco inició el proceso de limpieza profunda previo al hundimiento.  

Los costos para hacer los estudios oceanográficos han sido absorbidos por el CICESE, los amigos del mar y por la Fundación Arrecifes Artificiales de B.C., así como por el Consejo Consultivo de Desarrollo Económico de Playas de Rosarito. El gobierno municipal de Playas de Rosarito contribuyó con los gastos de traslado del barco desde Manzanillo, Colima hasta el puerto de Ensenada, donde actualmente se realiza el proceso de limpieza, desechando todo lo que pueda constituir una amenaza para el ambiente y para la seguridad de los buzos. Además se realizan aperturas o ventanas, que son espacios amplios para que los buzos siempre vean la luz del día desde cualquier lugar de la inmersión y puedan encontrar salida tranquilamente.  

Si quieres formar parte del arrecife puedes unirte aportando donaciones voluntarias. Para más informes comunícate al correo parquesubmarinorosarito@gmail.com

Condiciones óptimas para crear un arrecife artificial

Lo que busca el Dr. Álvarez es encontrar el sitio óptimo para el hundimiento. Que no sea un riesgo para la navegación, donde los buzos entren a todo el arrecife de forma segura, haya corrientes y oleaje moderados que permitan oxigenar el agua, y que la transparencia sea adecuada. Busca reconocer lugares donde no pasen huracanes, verifica la cantidad de sedimentos en suspensión que se depositarán sobre el fondo, mismo que puede afectar la colonización y desarrollo de organismos. Otro requisito importante es que no haya sustrato duro –comenta el Dr. Álvarez- porque de forma natural ya crecen arrecifes allí. Internacionalmente es aceptado que deben ser fondos de sedimentos compuestos por arenas finas y gravas, que no sean muy lodosos.

El Dr. Álvarez (en la fotografía) indica que debe ser un sitio accesible, busca que la parte superior del barco no esté ubicado a menos de 10 metros de profundidad para evitar problemas en la navegación. Con esto en mente el barco se ubicará entre 20 y 30 metros de profundidad con respecto al nivel del mar y a unos 2 km de la costa.

¿Por qué en Rosarito?

Inicialmente el Dr. Álvarez y el M.C. Cuauhtémoc Nava evaluaron lugares desde la frontera entre México y Estados Unidos por la costa hasta Ensenada, reconociendo profundidades como primer criterio. El segundo, los buzos de Tijuana y Rosarito buscaban un lugar seguro, con fondos oceánicos adecuados, cercanos a ciertas instalaciones turísticas necesarias, aunado a las condiciones de desarrollo potencial de la región. Así empataron los criterios científicos con las necesidades de los buzos, y eligieron dos sitios potenciales, uno cercano a las Islas Coronado, pero quedaba un poco lejano y hay tráfico de embarcaciones mayores –comenta el Dr. Álvarez-; motivos por los que se descartó esa localidad.

La segunda opción fue la bahía de Descanso, cercano al Ejido Primo Tapia, Cantamar y Puerto Nuevo, en Playas de Rosarito, Baja California. Se trata de una bahía abierta donde ya se realizan actividades de buceo desde antaño, y cumple con los requisitos de oceanografía física requeridos, por lo que fue la zona determinada para hundir el barco.

Metodología del estudio de oceanografía física

La bahía de Descanso tiene 16 kilómetros de largo, suficiente oxigenación que permite el desarrollo adecuado de la vida marina. Así realizaron la batimetría que son el conjunto de técnicas para obtener la medición de las profundidades del mar, los ríos, etc., y el estudio del tipo de fondo y sedimentos. Además evaluaron corrientes, oleaje, vientos, mareas, tipos de sedimento y paso de huracanes. El primer muestreo directo con los instrumentos en campo duró dos meses; inició en octubre de 2013 y se realizó con el objetivo de detectar las condiciones en otoño, por ser calmadas y óptimas para el buceo. El informe de resultados fue entregado a inicios de 2014, donde se recomendó la bahía de Descanso con la dinámica oceanográfica adecuada para establecer el arrecife.

En esa zona las arenas son medias y finas, las pendientes del fondo son suaves; a dos kilómetros hay material rocoso, lo que provee material biológico para colonizar; las corrientes no son fuertes y tiene aguas algo transparentes, todas condiciones adecuadas para el propósito del arrecife. Estas variables seguirán registrándose en el tiempo, con lo que se crea una base de datos de la caracterización física de la localidad que permite seguir un monitoreo científico valioso.  

Atracciones en el Parque Submarino Rosarito

El proyecto se ha vuelto tan ambicioso que contempla no sólo un barco hundido sino cinco modelos de  atracción.

El cementerio de buques buscará hundir otros barcos para crear un conjunto de sustratos que conformen el gran arrecife artificial de Playas de Rosarito. La Atlántida prehispánica se conformará con réplicas de piezas arqueológicas de distintas culturas mexicanas como son los atlantes de Tula, cabezas olmecas, calendario azteca, así como figuras de dioses como Tláloc, Coatlicue y Kukulkán entre otros.

También se rendirá un homenaje al Titanic debido a que la película dirigida por James Cameron fue filmada a pocos kilómetros de donde se localizará el parque submarino. Se contempla la creación de un jardín escultórico conformado por piezas de concreto y hormigón simulando una gran galería de arte. El ciclo de atracciones se completa con la instalación de un museo ubicado en tierra cerca de la zona de restaurantes, que contará con un centro de monitoreo para observar lo que sucede en las profundidades del mar, gracias a las cámaras subacuáticas colocadas en puntos estratégicos del arrecife.

¿Qué falta?

Respecto a los estudios oceanográficos queda pendiente la caracterización de la temporada invernal. Además falta realizar estudios de impacto ambiental, climatología, transformación de oleaje, perfiles de turbidez, hidrología y mezcla horizontal, reparación pre-hundimiento, permisos para hundir el barco, concesión federal marítima y estudios de medios bióticos, así como concluir la limpieza general del casco.  La inversión faltante asciende a más de 6 millones 734 mil pesos. 

Palabras clave: Oceanografía física, arrecife artificial, Playas de Rosarito, BC

anterior