Nuestros egresados de maestría y doctorado: principal aporte del CICESE



Vinculación

En 47 años de historia, el CICESE ha sabido balancear bien lo global con lo local, lo básico con lo aplicado, lo teórico con lo experimental, lo social con lo económico, y cada vez que ocurren acontecimientos que lo ameritan (sismos, tsunamis, deslizamientos de terreno, una pandemia) el CICESE ha estado siempre presente, aportando su conocimiento en apoyo de la sociedad.

Sin embargo, el principal aporte de este centro ha sido la formación de capital humano en el posgrado: en pertinencia, en calidad, como liga con la comunidad y como base para la conformación del ecosistema de ciencia, tecnología e innovación en esta región del país y en donde están nuestras subsedes.

En esto coincidieron dos ex directores y uno de los investigadores que más ha podido vincularse con la industria farmacéutica nacional (Javier Mendieta, Federico Graef y Alexei Licea), durante el conversatorio “Un vistazo a las aportaciones del CICESE” organizado en el marco del 47 aniversario de este centro de investigación.

El esquema propuesto en el conversatorio abarcó tres grandes temas: principales logros, principales limitantes para vincularnos mejor, y grandes retos. Pero en la sección de preguntas y comentarios se abordaron muchos más tópicos, desde la necesidad de abordar una mejor comunicación pública de la ciencia hasta ciencia ficción; de paridad de género en la ciencia al desarrollo de ésta a través del arte, lo que hizo que este ejercicio comunicativo se alargara por más de hora y media.

Federico Graef lamentó que en México la sociedad solo voltea a ver a los científicos en casos de emergencia. “Necesitamos trabajar para que haya un imaginario colectivo que valore y entienda la ciencia y la tecnología. ¿Cómo lograr esto? Es necesario que la sociedad esté mejor informada y más educada; acercar más nuestras investigaciones a los grandes problemas nacionales es una responsabilidad compartida. Esto es: el CICESE y los científicos de todas las instituciones debemos ser capaces de transmitir y divulgar de manera más aterrizada los proyectos de investigación y sus resultados, y también los medios de comunicación deben dar más espacios para divulgar estos logros. Conjugando estos dos aspectos podríamos lograr acercar más a la academia con el gobierno; a la academia con la industria”.

Para Javier Mendieta, México debe lograr aglutinar las grandes potencialidades que tiene la ciencia y la tecnología con su gobierno, sus industriales y con la sociedad civil, como lo han hecho otros países. Pero a diferencia de muchos de ellos, nosotros tenemos grandes oportunidades: somos la economía número 15 del mundo, tenemos acceso a dos océanos; nuestra biodiversidad es la cuarta del mundo, tenemos un bono poblacional y un tratado de libre comercio, pero necesitamos hacer confluir inversiones en ciencia y tecnología, y esto no es gratis. Se tiene que invertir con una estrategia, y debemos incitar al sector privado para que haga inversión directa en infraestructura 4.0 (no en mano de obra, sino en mente de obra) porque no hay manera de que el gobierno de México destine 1% del PIB al sector de CyT.

Esto, a su vez, fue identificado por Alexei Licea como una de los grandes retos que se avecinan, porque la filosofía con la se creó el CICESE hace 47 años (hacer ciencia básica y no dirigirla a solucionar los grandes problemas de la sociedad) ya cambió. El secretario de Economía ha dicho que en 2021 tendremos una de las crisis económicas más fuertes, por lo que será un año de supervivencia. “Tendremos que ingeniarnos para obtener recursos, porque habrá recortes presupuestales en muchas áreas”.

Esto de conseguir recursos externos (no solo por proyectos, sino por licenciamientos y transferencias tecnológicas) también es un reto que identificó Federico Graef, junto con comunicar los resultados de los proyectos, mantener la matrícula en los posgrados y evitar que caiga la productividad académica de los investigadores.

Lograr una transformación en lo económico y en lo social es uno de los grandes retos que identificó Javier Mendieta, y en el caso del CICESE instó a transformar la visión distópica actual, por una visión utópica del futuro, “concertada a través de las redes sociales que tenemos. Y la ciencia, tecnología e innovación es una gran red social que gravita en el medio académico. Al final el CICESE tiene que balancear la ciencia para la industria con la ciencia para la sociedad, que apoye la toma de decisiones, políticas y estrategias nacionales”.

Más adelante comentó: “Antier en el segundo informe de gobierno, el presidente mencionó la palabra independencia tecnológica, cosa que me llenó de júbilo, refiriéndose a la cuestión del éxito de los ventiladores desarrollados por el CONACYT con motivo de la pandemia. Sin embargo, esto de la independencia tecnológica es una gran meta nacional. Es una meta ambiciosa pero tenemos que ir dando pasos, tenemos que ir fortaleciendo, invirtiendo; tenemos que ir aglutinando, incitando a la población, y el CICESE ha sido líder en esta cuestión. No solamente ha propiciado la transferencia del conocimiento a la sociedad a través del uso de los recursos naturales, de los estudios de medio ambiente, atmósfera, océanos, tierra y el espacio exterior, sino también para la creación de PyMES, en posicionarse en la cadena de valor, generación de patentes, innovación, inversiones de riesgo, y por supuesto realidades pre industriales e industriales, para el beneficio social, el desarrollo económico y la generación de empresas”.

Los invitamos a ver completo el conversatorio siguiendo esta liga.

 

Palabras clave: Conversatorio, aniversario, aportaciones

anterior