Ballenas: ciencia, arte, economía y turismo


Conversatorio



Ciencias del mar y de la Tierra

 

La ballena gris en el Pacífico nororiental es un claro ejemplo de cómo la humanidad tiene el poder de conservar o perjudicar una especie.

Las poblaciones de ballena, a nivel mundial, han pasado por periodos de intensa cacería comercial. Se considera que en el Siglo XVII la cacería de ballena pasó de tradicional a industrial.

“Históricamente la cacería de ballenas fue un recurso muy importante. Mediante esta actividad se obtenía aceite, que funcionaba de combustible para países en Europa. En algunos países de este continente, el sistema de alumbrado público era a base de aceite de ballena. Además del aceite se aprovechaba la carne y los huesos. Por la demanda, las ganancias eran millonarias; era un producto redituable que llegó a cotizarse en la bolsa de valores. Muchas especies, incluyendo la ballena gris, se vieron amenazadas, algunas hasta llegar a la extinción”

Lo anterior lo comentó la Dra. Claudia Leyva Aguilera, investigadora de la UABC, durante el conversatorio “Ballenas: ciencia, arte, economía y turismo”, que formó parte de la inauguración del “1er Festival Cultural de la Ballena” el jueves 5 de marzo en las instalaciones del Auditorio institucional del CICESE.

 

 

Agregó que la ballena gris no tiene frontera. Y que, aunque algunas ballenas nacen en México, se mueven por todo el océano Pacífico y es durante este desplazamiento donde encuentran amenazas. En México, durante la década de los setenta, se declaró a las áreas de reproducción (Laguna de San Ignacio, Laguna Ojo de Liebre y Laguna Manuela) como santuario de ballenas, lo cual ayudó a la recuperación de la especie.

Melba De Jesús Huerta, egresada del CICESE y colaboradora de la asociación civil Investigación y Conservación de Mamíferos Marinos de Ensenada (ICMME), indicó que la explotación de la ballena gris, ya no se realiza mediante la cacería, debido a su prohibición, sino que ahora se realiza un aprovechamiento indirecto, mediante el avistamiento. 

El capitán Martín Ramírez Jaime, presidente de la Asociación de Armadores Unidos de Pesca Deportiva en Ensenada, compartió que en 2012 surgieron cuestionamientos hacia la sustentabilidad de la pesca deportiva y que, hasta esa fecha, el avistamiento de ballenas no había sido visto como una opción económicamente viable.

“Somos muy afortunados de tener la visita a la ballena gris, que viene desde Alaska. A veces no dimensionamos todo el trabajo que tuvo que hacer este mamífero maravilloso para llegar a estas aguas. Es por eso que es importante seguir las normas establecidas para el avistamiento (que no son las mismas para Ensenada y para las lagunas de Baja California Sur) y hacer conciencia con la población de cuidar, proteger y disfrutar nuestro entorno.

“A nosotros, como prestadores de servicios turísticos, nos dio la oportunidad de trabajar en los meses en los que la pesca deportiva está muy baja. Sin embargo, es triste que la mayoría de nuestros clientes provengan de fuera de Ensenada o de Baja California. La gente de Ensenada se cuenta con los dedos, a veces creo que no disfrutamos lo que tenemos. Después cuando otros toman decisiones por nuestro entorno, nos quedamos fuera, no nos preocupa”, indicó el capitán Martín Ramírez.

 

 

Conocer nuestro entorno es de suma importancia para poder protegerlo y aprovecharlo de una manera sustentable. Gisela Heckel, investigadora del Departamento de Biología de la Conservación del CICESE, resaltó que la región occidental de la península de Baja California tiene el 95% de las especies de mamíferos marinos que hay en México.

“Esas especies son: la nutria marina, los pinnípedos (lobos marinos y focas) y los cetáceos. De los cetáceos tenemos a los odontocetos, 28 especies en la costa occidental de la península, que son los cetáceos con dientes. Otros cetáceos son los misticetos o ballenas con barbas. En la costa occidental tenemos 8 de las 9 especies que hay no solo en México, sino en el mundo. Tenemos a la ballena jorobada, ballena azul, todos los rorcuales, ballena franca del norte y por su puesto a la protagonista de este festival: la ballena gris”.

En el conversatorio “Ballenas: ciencia, arte, economía y turismo”,  participaron también la artista plástica Esther Gámez y Amador Arteaga, director de Proturismo de Ensenada.

La gestión del “1er Festival Cultural de la Ballena” está a cargo de la Secretaría de Cultura de Baja California y de Proturismo Ensenada, en estrecha colaboración con la Administración Portuaria Integral, CEART Ensenada, Centro Cultural Santo Tomás, Caracol Museo de Ciencias, UABC, CICESE, ICMME, Indómita y Armadores Unidos de Pesca Deportiva.

Más información acerca del programa: Magia de Gigantes 

Palabras clave: Magia de gigantes, Festival de ballenas, Avistamiento

anterior