Nanopartículas de plata contra parásito del ostión: primer lugar en Congreso Meredith Gould


Cecilia Bravo Guerra, egresada del posgrado en Acuicultura del CICESE



Ciencias del mar y de la Tierra

Cecilia Bravo Guerra, egresada de la maestría en Ciencias en Acuicultura del CICESE, ganó el primer lugar en la sesión de carteles, de la categoría de posgrado, en el 5to Congreso “Meredith Gould” que organizó la UABC este año.

En su cartel expuso el trabajo que realizó durante su maestría, el cual estuvo dirigido a conocer el efecto de las nanopartículas de plata en el parásito Perkinsus marinus, una especie que se hospeda y afecta la producción del ostión Crassostrea virginica, en la costa este de Estados Unidos y el Golfo de México. Este parásito se encontró recientemente en el ostión C. corteziensis en las lagunas costeras del Mar de Cortés.

A pesar de su efecto negativo para la producción ostrícola, se conoce muy poco de tratamientos específicos para su control; en este sentido, y considerando el amplio uso que se le da a las propiedades biocidas de las nano-partículas de plata, su estudio se enfocó a determinar su posible letalidad para el parásito, in vitro, y ver el efecto tóxico que podría tener en aplicaciones in vivo en ostiones infectados.

Bajo la asesoría del Dr. Jorge Cáceres, investigador del Departamento de Acuicultura del CICESE, Cecilia encontró una dosis de nanopartículas de plata que es letal para el parásito, pero no para el ostión; sin embargo, si causa en este ciertos efectos negativos que deben superarse.

Dentro de sus conclusiones, Cecilia menciona que el uso de las nanopartículas de plata como un tratamiento para combatir a este parásito es limitado, debido a que el ostión las retiene en sus tejidos y  las excreta a través de las heces. Por ello es necesario continuar con la investigación para determinar cómo esta toxicidad puede afectar al ecosistema marino y demás especies que habitan en él y también sobre el diseño de nuevas nano-partículas de plata que puedan resultar no tóxicas para el hospedero y su ambiente.

“A fin de cuentas cumplimos con nuestra hipótesis. Vimos, por otro lado, puntos de interés: el efecto de las nanopartículas de plata en agua de mar. Las nanopartículas casi siempre se analizan en un medio neutro o en agua destilada, en medios de cultivo no salinos, por lo que vimos otra influencia de los iones del agua de mar sobre las partículas de plata”, señaló Cecilia Bravo.

También pudo observar que la toxicidad de las nanopartículas no es selectiva; es decir, una vez que ingresan al organismo, éstas no seleccionan entre una célula sana o un parásito, sino que afecta a todas las células por igual.

De esta manera, se observó a la presencia de  nanopartículas en los tejidos del ostión, como el músculo aductor, en el manto y tracto digestivo. Las siguientes preguntas que abre este experimento es ¿cómo dirigir a la nanopartícula a su punto específico que es el parásito? ¿Cómo eliminar o reducir su efecto tóxico para el hospedero y el ambiente? Algunas pueden dirigirse con magnetos y aplicación de calor, o hay unas que en la cubierta tienen receptores específicos hacia una proteína, como un sitio de anclaje. En el caso de las nanopartículas de plata estudiadas no, es tóxico parejo. De aquí el reto de continuar con este tipo de investigaciones sobre las ventajas y desventajas del posible uso de estas nanopartículas para el control de enfermedades en organismos acuáticos.

El Perkinsus marinus es uno de los parásitos que más afecta al ostión C. corteziensis, nativo del noroeste; que se produce en Nayarit, Sinaloa y Sonora. Este parásito ha sido detectado en esta región desde 2008.

A pesar de no representar un daño para el ser humano al consumirlo, la Organización Mundial de Sanidad Animal declara como obligatorio el reportar las incidencias de este parásito. Por otro lado, al ostión lo afecta en mortalidad y apariencia: crece menos, su color es pálido y de textura flácida.

Este trabajo se dio en colaboración con la Red Internacional de Bionanotecnología del CONACYT, cuyo objetivo es evaluar el potencial de las nanopartículas de plata en distintos ámbitos como salud humana y animal. Estas nanopartículas han sido ampliamente estudiadas, no solo en modelos animales, también en células cancerígenas y vegetales, sobre todo para infecciones a nivel externo, como los tratamientos de pie diabético. Como parte de esta red, en el CICESE se exploran las aplicaciones y uso de las nanopartículas de plata como posibles tratamientos en organismos acuáticos, como el ostión y el abulón.

Palabras clave: ostión, nanopartículas, plata, corteziensis

anterior