Los sismos que sí sentimos: fallas activas del 16 al 23 de noviembre




Ciencias del mar y de la Tierra

Del 16 al 23 de noviembre se presentaron una serie de sismos en la parte norte de Baja California; el evento de mayor magnitud ocurrió el día 19 a las 12:18 horas, con una magnitud de 4.9 en la escala Richter. Su epicentro fue 9.6 km al oeste del ejido Oviedo Mota, en Mexicali, a una profundidad de 12 km. Posteriormente, como réplicas, se registraron cerca de 16 sismos asociados con las principales fallas de la región.

De acuerdo a los datos de la Red Sísmica del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), el Servicio Sismológico Nacional de México y de la Red del Sur de California de Estados Unidos, se calculó la magnitud del evento y se encontró que este sismo se localizó entre la falla Cerro Prieto y el sistema de fallas Laguna Salada, cercano a la Sierra Cucapá.

Este movimiento ocurrió en una zona cercana a donde se registró el sismo del 4 de abril de 2010, con epicentro en Mexicali y magnitud 7.2. “Con ello, se propaga una ruptura hacia el norte y hacia el sur; pudiera ser que la actividad sísmica del pasado lunes sea parte del ajuste de la falla que se dio en 2010”, comenta Luis Humberto Mendoza, investigador en el Departamento de Sismología del CICESE.

Aunque su epicentro fue en un poblado cerca de Mexicali, este sismo pudo sentirse también en Tijuana y Ensenada. Estuvo ubicado a 132.64 km al este de la ciudad de Ensenada y fue considerado como un movimiento moderado, con pocas probabilidades de causar daños. Con todo y esto, no todas las personas son susceptibles a sentir los sismos. Esto depende de la localización y la actividad que se está realizando al momento en que ocurre el evento.

Baja California se encuentra en la frontera de las dos placas tectónicas más grandes del mundo: la Placa del Pacífico y la Placa de Norteamérica, lo que la hace más propensa a sismos. Además, esta llena de fallas geológicas, una de las más conocidas es la Falla de San Andrés, según se informa en el sitio web de la Red Sísmica del CICESE.

A lo largo de los años, en Baja California se han presentado una gran cantidad de sismos de diferentes magnitudes que en ocasiones han superado los 6 grados en la escala de Richter. Entre ellos, destacan los ocurridos en 1954, 1979, 1980 y 2010, todos en un rango de 6 a 6.8 grados. Al vivir en una zona llena de fallas, y en frontera con las dos placas tectónicas más grandes, es usual que en Ensenada, y en general, en Baja California, se presenten sismos, ya sea en una escala alta o baja.

De acuerdo al portal El Vaivén de la Ciencia editado por el CICESE, un sismo es un movimiento vibratorio en forma de ondas que se origina en el interior de la Tierra y se propaga por ella internamente y en la superficie, siendo el epicentro el punto donde se siente con más intensidad dicho movimiento. La causa que los provoca es el esfuerzo (o energía) que existe almacenado entre dos placas tectónicas cuyo movimiento, a su vez, origina grandes fallas geológicas. Existen alrededor de 15 fallas en la zona norte de Baja California; algunas de ellas son la falla de San Miguel, la falla Calabazas, Vallecitos  y Agua Blanca, entre otras.

Palabras clave: sismicidad, red sísmica, Luis Mendoza

anterior